En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

LIDAR: la tecnología que permite encontrar ciudades perdidas

LIDAR: la tecnología que permite encontrar ciudades perdidas
LIDAR: la tecnología que permite encontrar ciudades perdidas

150623153913_lidar_624x351_bbcREDACCIÓN INTERNACIONAL.- “Para un científico, no hay nada más emocionante que ir encontrando las piezas de un rompecabezas”, le dice a BBC Mundo Juan Carlos Fernández Díaz, doctor en Ingeniería de Sistemas de Percepción Remota o Teledetección de la Universidad de Houston, Estados Unidos.

La primera pieza la descubrió cuando estaba haciendo su doctorado y se dio cuenta de que una de las técnicas que estaba estudiando podría ser las más idónea para hallar la mítica, elusiva y mal llamada “Ciudad Blanca” en Honduras, que desde hace años es objeto de investigación.

La otra llegó en 2012, cuando finalmente logró sobrevolar La Mosquitia, una vasta y remota región cubierta de pantanos, ríos y montañas en el este del país, y detectó la supuesta urbe, que es en realidad un conjunto de múltiples asentamientos extendidos a lo largo de kilómetros cuadrados de selva, que se han mantenido intactos por al menos 600 años.

¿Cómo fue que el equipo del que formaba parte Fernández Díaz logró dar con este sitio, parte de una cultura precolombina casi desconocida?

Se debió a  a LIDAR (siglas en inglés de Laser Imaging Detection and Ranging), una tecnología originada en los años 60 que en la actualidad está revolucionado el mundo de la arqueología.

Esta tecnología funciona con pulsos de luz que penetran el bosque y la vegetación que cubre la superficie de la tierra y nos permiten darnos una idea bastante precisa de la topografía.

“Es como jugar al ping pong o al tenis”, explica Fernández Díaz. “Tiras un pulso láser y mides cuanto tiempo toma en regresar para medir la distancia”.

Estos rebotes -millones de ellos- pueden convertirse luego en información tridimensional para obtener un mapa del sitio en 3D.

Así, el análisis del mapa puede revelar la presencia de estructuras que no son naturales.

Esta herramienta, que ha sido empleada en investigaciones arqueológicas en países con áreas de vegetación frondosa como Belice, Guatemala, México o Camboya, permite no sólo detectar construcciones cubiertas por la vegetación, sino también restos de carreteras, terrazas agrícolas, acueductos, vallas e incluso las fronteras entre antiguos vecindarios.

Fuente: BBC Mundo

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *