En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Llega el segundo tomo de "El árabe del futuro", mejor álbum en Angulema 2015

Llega el segundo tomo de
Llega el segundo tomo de "El árabe del futuro", mejor álbum en Angulema 2015
Portada del último album de comics del autor (Fuente externa)

Portada del último album de comics del autor (Fuente externa)

PARÍS.- El artista Riad Sattouf, que ganó el premio al mejor álbum del año en la última edición del Festival del Cómic de Angulema con “El árabe del futuro”, regresa con la segunda entrega de una novela gráfica que descompone Oriente Medio a través de la amable inocencia de sus recuerdos de infancia.

El pequeño Riad, el que se pasea por las viñetas, fue un chico con pelo rubio y rizado que nació en París de un padre sirio y una madre francesa y que pasó su niñez entre la Libia de Muamar el Gadafi y la Siria de Hafez el-Assad, con estancias ocasionales en la Bretaña francesa.

Sattouf (París, 1978) recordaba sus primeros seis años de vida en su exitoso primer álbum, del que se han vendido más de 200.000 ejemplares en Francia y que se ha traducido a 14 idiomas, entre ellos al español por Ediciones Salamandra.

El artista se servía de la admiración del niño que fue hacia su padre, un profesor universitario de historia obsesionado por el panarabismo. A partir de esa relación tejía un relato certero y amable que describe con humor el día a día de un niño europeo en el convulso Oriente Medio.

“Me interesaba el tiempo de la infancia en el que uno no es capaz de juzgar a sus padres, cuando aún no tenemos valores morales o políticos”, explica en una entrevista que hoy publica “Les inrockuptibles”.

El segundo tomo de la serie, que edita en Francia Allary Éditions, se desarrolla en el curso 1984/85, cuando Riad va por primera vez al colegio, cerca de la ciudad siria de Homs.

Sattouf rememora con una delicadeza contundente escenas de la que era su vida cotidiana, como los intentos de su padre de medrar en la universidad, la profesora con velo y minifalda que golpeaba con una vara las manos de los charlatanes o una visita a las ruinas de Palmira, asediadas actualmente por el Estado Islámico (EI).

“El hecho de que Palmira pueda quedar destruida es triste. Pero me afecta menos que el hecho de que haya habido cientos de miles de muertos (…). Personalmente, prefiero los seres humanos a las piedras”, comenta el exdibujante del semanario “Charlie Hebdo” y actual caricaturista en la revista “Le Nouvel Observateur”.

Los colores desempeñan un papel importante en el trabajo de Sattouf, cuyo estilo recuerda a las contradicciones cotidianas de Israel que Guy Delisle contaba en “Crónicas de Jerusalén”, también laureado en Angulema, o a la adolescencia islamizada que la iraní Marjane Satrapi mostraba en “Persépolis”.

“Para mí Siria era roja. Creo que como era pequeño pasaba tiempo mirando al sol y la tierra que se vuelve rojiza. Francia era la Bretaña, por lo tanto azul”, resume el dibujante, que desarrolla en paralelo una carrera cinematográfica como director y guionista (“Jacky au royaume des filles”) y actor (“Gainsbourg (vida de un héroe)”).

“El segundo álbum está de sobra a la altura del primero: es el evento literario de este final de año”, resume la emisora francesa líder de audiencia “RTL”, que lo considera un “libro obligatorio para todos los que quieran comprender lo que pasa en Siria y sus alrededores”.

Los dos primeros tomos podrían tener más entregas porque Sattouf decidió llevar su infancia al cómic al inicio de la guerra civil en Siria, cuando intentó que algunos de sus familiares que vivían en Homs viajaran a Francia y se topó con el muro de hierro de la administración.

“Me decía: ¡No es posible, tengo que contar lo que pasa, pero tengo que contarlo desde el principio!’. La gente piensa que Francia es un país de acogida en el que cualquier puede entrar fácilmente, pero no es verdad”, recuerda.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Mira Sattouf a su infancia y su dibujo naif se convierte en una denuncia feroz. Os invito a leer mi reseña de la primera parte http://bit.ly/1Gjhhch Espero que os anime a conocer esta ambiciosa novela gráfica. Feliz lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *