En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Llegando al borde del vaso

La columna de Miguel Guerrero

Los altos niveles de aprobación que las encuestas aún registran sobre el presidente Medina tal vez oculten a muchos en su entorno la realidad social y económica del país.

Las muestras entusiastas que el mandatario encuentra en sus novedosos contactos con la gente en sus viajes al interior pudieran también contribuir a tapar con un manto de esperanza, la situación de estrechez en que la mayoría de los dominicanos vive y el empobrecimiento acelerado de la clase media profesional.

Por esa y otras razones, probablemente no se tenga una idea cabal del efecto que cada medida impositiva, como la nueva sobre la matrícula de los vehículos de motor, tiene sobre una sociedad excesivamente cargada de impuestos y escasa de servicios públicos eficientes.

Las expresiones de descontento en muchos países, con mejores condiciones sociales y económicas que el nuestro, partieron de hechos de apariencia insignificante, como la modificación de una plaza en Estambul, el aumento de centavos al transporte público en Sao Paulo, el desempleo en Madrid y la reducción de las pensiones en Atenas.

Es decir, una gota desbordada de un recipiente lleno de desigualdades e inequidades resultante de años de corrupción e impunidad. “Estamos hartos”, dicen las pancartas de turcos, griegos, brasileños y españoles.

Afortunadamente aquí no hemos llegado a ese punto, pero me asusta pensar que no estemos lejos. El país aceptó sin remilgos, como un can amaestrado, la imposición de onerosos impuestos para llenar un déficit histórico, sin que se hiciera pagar a los responsables.

Las denuncias de violaciones a las leyes y la Constitución misma no encuentran oídos en el ámbito gubernamental. Los reclamos sociales crecen ante nuestros ojos sin respuesta alguna.

La apariencia de prosperidad no permite ver en la cima del poder que ella se mueve en un círculo cada vez más estrecho, llevando el agua al borde del vaso.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *