Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Miércoles 28 de octubre, 2020
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 121,667
  • Nuevos casos 320
  • Fallecidos total 2,203
  • Nuevos fallecidos 4
  • Recuperados 98,880
  • Críticos
  • Pruebas 545,492
<< Mapa interactivo >>

Lo más importante del documental "Long Gone Summer" de Mark McGwire y Sammy Sosa

Lo más importante del documental
Lo más importante del documental "Long Gone Summer" de Mark McGwire y Sammy Sosa

REDACCIÓN DEPORTES.- Los amantes del béisbol presenciaron el estreno de “Long Gone Summer”, el nuevo documental de ESPN que recuerda la histórica carrera de jonrones en la MLB entre Mark McGwire y Sammy Sosa en la campaña de 1998.

El sitio web complex.com dio a conocer los aspectos que se vivieron en la interesante historia que dejó una huella en las Grandes Ligas y a continuación nombramos los más importantes.

Sammy Sosa no respondió si alguna vez tomó esteroides

Una de las razones por las cuales muchos sintonizaron el documental fue para ser testigos si alguna vez Sammy Sosa confesó que usó esteroides en sus días de jugador activo.

Actualmente, aunque no hay nada comprobado, muchos fanáticos del béisbol asumen que el jardinero de los Cachorros probó sustancias prohibidas debido a la cantidad absurda de jonrones que dio en un período de cuatro años.

McGwire, por su parte, fue claro sobre su uso de esteroides en 2010 y expresó su arrepentimiento en el documental.

Mark McGwire sabía que podía romper el récord de jonrones en la temporada de 1998.

Romper uno de los récords más difíciles del béisbol siempre fue posible para McGwire, según confesó en la cinta.

Más aún cuando venía de una zafra (1997) en la que dio 58 jonrones. De hecho, el inicialista de los Cardenales de San Luis lo escribió en una carta que después leería al final de la temporada.

Nadie imaginó que Sammy Sosa iba a ser el rival de Mark McGwire por el récord de jonrones de la MLB.

Los analistas del béisbol sabían que McGwire podía coquetear con el récord de Roger Maris porque había bateado 39 o más jonrones en seis temporadas antes de 1998. Se pensaba que Ken Griffey Jr. sería otra opción. Pero nadie pensó que Sosa, quien sólo había bateado 40 jonrones una vez en su carrera antes de 1998, desafiaría uno de los récords más preciados del béisbol.

Sosa entró dramáticamente en la carrera entre McGwire y Griffey al marcar un récord de 20 jonrones en la MLB en junio para terminar los primeros tres meses de la temporada con 33.

El jardinero había irrumpido en la escena de manera inesperada para muchos.

Mark McGwire le dio crédito a su psicólogo por ayudarlo a romper el récord de jonrones de la MLB. McGwire sintió presión de permanecer en la alineación a diario durante la campaña de 1998.

Entonces buscó el consejo de un psicólogo, que le ayudó a completar su campaña de 70 jonrones. Ciertamente, lo ayudó en las temporadas 97 y 98, cuando McGwire registró números monstruosos, dando 128 jonrones con 270 carreras remolcadas.

«Se convirtió en un tipo que realmente se concentró y se enfocó», dijo Tony La Russa, manager de McGwire con los Atléticos y Cardenales.

Mark McGwire rompió el récord de jonrones y la competencia con Sammy Sosa tuvo otro nivel

Una vez comenzó la fiesta de la celebración por haber roto el récord de 62 jonrones en una campaña, la carrera entre Sammy Sosa y McGwire era por ver quién terminaría con la mayor cantidad de vuelacercas. La carrera estuvo codo con codo durante gran parte de la temporada. El 25 de septiembre, Sosa conectó el 66, pero 45 minutos después, McGwire lo empataría.

Sería el último jonrón de la temporada de Sosa, mientras que McGwire dio 4 más para convertirse en el rey de los jonrones en aquel entonces.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *