X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Miércoles 27 de enero, 2021
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 206,305
  • Nuevos casos 1,143
  • Fallecidos total 2,564
  • Nuevos fallecidos 19
  • Recuperados 149,812
  • Críticos
  • Pruebas 1,012,644
<< Mapa interactivo >>

Los 10 republicanos que apoyaron el impeachment contra Donald Trump

Los 10 republicanos que apoyaron el impeachment contra Donald Trump
Los 10 republicanos que apoyaron el impeachment contra Donald Trump

ESTADOS UNIDOS.- A diferencia del primer juicio político contra Donald Trump, cuando ningún congresista republicano apoyó la apertura del impeachment, el segundo proceso recibió el respaldo de 10 miembros del oficialismo, la mayor adhesión de representantes del partido del gobierno en la historia del país en una votación de este tipo.

El saliente mandatario fue acusado por incitar a la violencia en su discurso previo al asalto al Capitolio, un asedio que resultó en cinco muertes, incluyendo la de un oficial de policía. De la bancada republicana, 197 se opusieron en la votación, pero 10 representantes apoyaron el impeachment.

Liz Cheney fue la congresista cuya decisión causó más discusiones en el seno del Partido Republicano, ya que es la tercera de más alto rango en el oficialismo en la Cámara Baja, y la única de la directiva que apoyó la censura a Trump.

“Nunca ha habido una traición más grande por parte de un presidente de los Estados Unidos a su cargo y a su juramento a la Constitución”, dijo Cheney, cuyo padre, Dick Cheney, fue vicepresidente bajo el mandato de George W. Bush. La joven Cheney ha sido más crítica con Trump que otros líderes republicanos, pero su anuncio horas antes de la votación del miércoles, sin embargo, sacudió al Congreso.

Trump “convocó” a la turba que atacó el Capitolio, “reunió a la turba y encendió la llama de este ataque”, dijo Cheney, añadiendo que “todo lo que siguió fue obra suya”. Además, destacó que Trump pudo haber intervenido inmediatamente para evitar que sus partidarios se amotinaran, pero no lo hizo.

El voto de Tom Rice puede haber sido el más sorprendente. Su distrito (en Carolina del Sur) apoyó firmemente a Trump en las elecciones y la semana pasada votó para oponerse a la certificación de los votos electorales en Arizona y Pensilvania.

Pero su respaldo no llegó tan lejos. “He apoyado a este presidente en las buenas y en las malas durante cuatro años. He hecho campaña por él y he votado por él dos veces. Pero este fracaso total es inexcusable”, dijo Rice en una declaración después de la votación.

Aunque no está seguro de que el discurso de Trump del 6 de enero haya sido una incitación a los disturbios, “cualquier persona razonable podría ver el potencial de la violencia”, dijo Rice. “Sólo por la gracia de Dios y la sangre de la policía del Capitolio el número de muertos no fue mucho, mucho más alto”. Además, dijo estar decepcionado de que Trump no haya mostrado remordimiento por el asedio.

John Katko, un ex fiscal federal que representa el área de Siracusa (Nueva York), dijo que permitir a Trump “incitar este ataque sin consecuencias” sería “una amenaza directa al futuro de nuestra democracia”.

“Al promover deliberadamente teorías infundadas que sugieren que la elección fue de alguna manera robada, el presidente creó un ambiente combustible de desinformación, privación de derechos y división”, dijo Katko. La negativa de Trump a cancelar el motín puso “incontables vidas en peligro”, dijo.

Fred Upton, un ex presidente del poderoso Comité de Energía y Comercio que está en su 18º mandato representando a la zona de Kalamazoo (Michigan), dijo que hubiera preferido una censura bipartidista y formal en lugar de un juicio político. Pero dijo que la negativa de Trump a asumir la responsabilidad del motín no le dejó otra opción.

“El Congreso debe pedirle cuentas al Presidente Trump y enviar un mensaje claro de que nuestro país no puede y no tolerará ningún esfuerzo para impedir la transferencia pacífica del poder”, puntualizó.

Adam Kinzinger, un veterano de la Fuerza Aérea que ya se había convertido en un importante crítico de Trump, dijo que no tenía dudas de que el presidente “rompió su juramento de cargo e incitó esta insurrección”.″ Trump “usó su posición en la rama ejecutiva” para atacar a la rama legislativa, dijo Kinzinger, que está en su sexto mandato representando al norte de Illinois.

Jaime Herrera Beutler, en su sexto mandato representando al suroeste de Washington, dijo que aunque muchos legisladores temen al presidente, “la verdad nos libera del miedo”. Y añadió: “No estoy eligiendo un bando. Estoy eligiendo la verdad”.

Dan Newhouse dijo que los artículos de la impugnación liderados por los demócratas eran defectuosos, pero no usaría el proceso como excusa para votar no. “No hay excusa para las acciones del presidente”, dijo Newhouse, en su quinto mandato representando al centro de Washington (una región que Trump ganó con considerable margen).

Peter Meijer, un recién juramentado que representa el área de Grand Rapids (Michigan), dijo que Trump traicionó su juramento y “tiene la responsabilidad de incitar la insurrección que sufrimos la semana pasada”. Como otros republicanos, dijo que apoyó la impugnación con un dolor en el corazón.

Anthony González, ex jugador de la NFL y representante de Ohio, fue tajante: dijo que Trump “ayudó a organizar e incitar a una turba que atacó el Congreso de los Estados Unidos en un intento de impedir que cumpliéramos con nuestros deberes solemnes como prescribe la Constitución”. Añadió que durante el ataque, Trump “abandonó su puesto (…) poniendo en peligro aún más a todos los presentes”.

David Valadao, del sur de California, con un electorado latino, comentó: “El presidente Trump fue, sin duda, una fuerza impulsora en los catastróficos eventos que tuvieron lugar el 6 de enero.” Añadió: “Su retórica incitante fue antiamericana, aborrecible y absolutamente una ofensa impugnable”.

El panel electrónico muestra los resultados de la votación para la apertura del juicio político (Reuters)

El destino de Trump depende ahora del Senado controlado por los republicanos, que el año pasado lo absolvieron sin escuchar testigos en un juicio. Esta vez, sin embargo, se comenta que el líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell está enojado con Trump, no sólo por la insurrección en el Capitolio, sino también por las dos derrotas en Georgia el día anterior que le costaron al republicano su mayoría en el Senado.

McConnell dijo el miércoles que no ha tomado una decisión final sobre cómo votará en un juicio en el Senado, que no puede concluir antes de la toma de posesión de Biden el 20 de enero.

Al menos dos senadores republicanos, Lisa Murkowski de Alaska y Pat Toomey de Pennsylvania, han dicho que apoyan la impugnación o han pedido a Trump que renuncie. El senador Ben Sasse, republicano de Nebraska, ha dicho que considerará la impugnación.

Sólo un senador republicano, Mitt Romney de Utah, votó para condenar a Trump el año pasado. Para condenar a Trump, son necesarios 67 votos, por lo que (descontando que los 50 demócratas votarán en su contra), faltan 17 adhesiones del Partido Republicano para declararlo culpable e impedir que vuelva a ocupar un cargo público.

Infobae.-

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *