En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Los 10 vestidos más icónicos de la historia de los Oscar

Los 10 vestidos más icónicos de la historia de los Oscar
Los 10 vestidos más icónicos de la historia de los Oscar

LOS ÁNGELES.- La ceremonia de los Oscar es uno de los acontecimientos más importantes del año y no solo para la industria del cine sino que también lo es para el mundo de la moda. Antes de reconocer el trabajo de los mejores filmes del año, y entregar las codiciadas estatuillas de oro, el teatro Dolby de Los Ángeles acoge la popular alfombra roja por donde desfilan los invitados con sus mejores galas. Desde 1929 hasta la actualidad han acudido una infinidad de actrices, cantantes y modelos que han creado imágenes icónicas con sofisticados vestidos de etiqueta firmados por los mejores diseñadores del mundo.

Mediante un análisis de los vestidos más destacados en los 91 años de la gala, se puede identificar una notable evolución del estilo y que remite a las tendencias y la estética propia de cada época. Mientras que en los años 50 y 60 se optó por diseños refinados acompañados de guantes y opulentas joyas, a finales de siglo Versace y su empoderamiento femenino jugó un papel decisivo a favor de diseños repletos de transparencias y cortes que dio paso al romanticismo con vestidos elegantes y sobrios repletos de brillantes y detalles. Estos son los 10 vestidos más icónicos de la historia de los Oscar:

La historia entre Givenchy y Audrey Hepburn es una de las más idílicas en la industria de la moda. Desde que el diseñador, Hubert Givenchy, creó el primer vestido para la actriz, ambos desarrollaron una fuerte amistad y el director creativo fue el encargado de vestir a la actriz de Desayuno con diamantes (1961) y Vacaciones en Roma (1953).

Más allá de la icónica imagen de Hepburn y su vestido negro en el escaparate de Tiffany’s, en la quinta avenida de Nueva York, Givenchy también diseñó el vestido midi de encaje y con falda de volantes que la actriz llevó en la ceremonia de 1954, cuando ganó el premio a mejor actriz.

Edith Head fue una de las directoras de vestuario más populares en la industria del cine. La que se encargó de establecer este popular vinculo entre Hepburn y Givenchy, fue también una de las creadoras de los mejores trajes que aparecieron en la gran pantalla. Entre la amplia variedad de diseños, en 1955 Head confeccionó el vestidos de tirantes aguamarina con el que Grace Kelly recogió una estatuilla. A pesar de su simplicidad, el ajustado vestido satinado lo combinó con unos guantes, un recogido floral y joyas repletas de brillantes.

En la década de los 90 la estética anterior cambio radicalmente a favor de la liberación, la experimentación y la celebración del cuerpo femenino. En esa época aparecieron las supermodelos del momento como Naomi Campbell, Cindy Crawford o Helena Christensen y los vestidos repletos de cortes y siluetas marcadas de Gianni Versace guiaron las tendencias del momento. En la gala de 1991 Crawford hizo honor al diseñador italiano mediante un vestido rojo con pronunciado escote de pico y un corte en la falda que dejaba al descubierto parte de las piernas.

En la alfombra roja de 2004, Charlize Theron no solo recibió el Oscar a mejor actriz por Monster (2003) sino que también se convirtió en una de las mejor vestidas de la edición. Este diseño fue uno de los primeros en recuperar la estética romántica y sofisticada que se alejó durante los 90 a favor de los diseños más extravagantes y que desafiaban los códigos de vestimenta de la ceremonia. Tom Ford fue el encargado de diseñar el vestido de la actriz, una pieza simple de tirantes y ajustada al cuerpo que brilló gracias a la incrustación de pequeños apliques brillantes.

Nicole Kidman ha protagonizado algunos de los momentos más elegantes en los Oscar y se ha convertido en una de las mejor vestidas gracias a los diseños de las firmas más lujosas del momento. En 2007 la actriz se mimetizó con el color de la alfombra gracias a un vestido de Balenciaga protagonizado por un cuello ‘halter’ que combinaba con un maxi lazo. Para este tipo de acontecimientos la mayoría de actrices que optan por prendas monocromáticas juegan con el brillo mediante las joyas, como los dos brazaletes de diamantes de la actriz, que rompían con la sobriedad del ‘look’ sin necesidad de sobrecargarlo.

Junto con Versace, Marchesa ha sido otro de los grandes nombres presentes en la mayoría de ediciones de los Oscar. A través de su estilo que evoca a la magia y los sueños, los vestidos de la firma han conseguido que las actrices se conviertan en las mejor vestidas de cada edición, como le ocurrió a Jennifer López en 2007. La cantante y actriz eligió un vestido de inspiración griega orquestado por un cuello barco y corte imperio repleto de brillantes que sujetaba una falda repleta de volantes que aportaban movimiento. Una vez más, el estilismo de López demostró como un vestido puede brillar por si solo sin la necesidad de añadir joyas o complementos.

Ese mismo año, Penélope Cruz también protagonizó uno de los grandes momentos en la alfombra roja gracias a su elegante vestido de Versace. La actriz española se decantó por un estilo más opulento que el de López y apostó por un corte sirena que jugaba con los contrastes. Mientras que la parte superior, ajustada y con un escote en palabra de honor, incorporaba un drapeado asimétrico, la falda aportó el punto de sofisticación mediante un tejido de plumas todo en la misma tonalidad.

En 2008 Marion Cotillard llevó uno de los diseños más originales de la historia de los Oscar. Firmado por Jean Paul Gaultier, el vestido de corte sirena se adaptaba a la perfección a la silueta de la actriz y estaba acompañado por un delicado estampado repleto de brillantes que recreaba el efecto de unas escamas. Para complementar el estilismo, la francesa aportó su punto personal y original mediante un collar dorado de estilo informal y apostó por un peinado con ondas a un costado.

Los vestidos palabra de honor son una de las opciones más frecuentes en los eventos en los que se requiere una etiqueta formal. Sin embargo, existe una amplia variedad de diseños alternativos con los que conseguir el mismo efecto elegante y sofisticado como el vestido que Gwyneth Paltrow eligió para la ceremonia de 2012. La actriz apareció de blanco impoluto con un diseño firmado por Tom Ford que contrastaba una silueta columna y escote asimétrico con una capa que caía por los hombros y la parte trasera.

En la última edición de los Oscars, celebrada el 5 de marzo de 2018, Margot Robbie consiguió convertirse en una de las mejor vestidas gracias al elegante vestido de Chanel. La actriz demostró que no es necesario recurrir a diseños sofisticados ni colores o estampados llamativos para destacar en una alfombra roja mediante una prenda de color blanco que establecía un sutil juego con las capas en la falda recta y decoraba el escote con dos tirantes de cuentas de cristal.

Fuentes: https://www.lavanguardia.com

Temas relacionados
Comenta con tú facebook