En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Los 9 momentos inolvidables de los debates presidenciales de EE.UU.

portada_11REDACCIÓN INTERNACIONAL.- “Estos debates tienen que ser vistos porque serán el choque político, personal e intelectual más extremo en la historia de la democracia americana. Hemisferio derecho del cerebro contra hemisferio izquierdo; panza contra cabeza; instinto contra calculo; ello contra superyó; y, obviamente, hombre contra mujer”.

Así definió el periodista de The Atlantic, James Fallows, el debate presidencial de este lunes por la noche entre Hillary Clinton y Donald Trump en la Hofstra University, de Hempstead, estado de Nueva York.

Será, sin dudas, un evento histórico, ya que, con una audiencia esperada de 100 millones de personas en los Estados Unidos y otros varios cientos en el resto del mundo, podría ser el debate más visto de todos los tiempos.

En los 56 años de historia de los debates televisados, sin embargo, hubo varios momentos que merecen la pena ser recordados, ya sea por las frases inolvidables que nos dejaron o por los increíbles errores que hundieron las esperanzas presidenciales de los candidatos. La siguiente es una lista de los hechos que fueron capaces de marcar una elección.

1960. John Firzgerald Kennedy y Richard Nixon

Éste fue el primer debate televisado en la historia de las elecciones estadounidenses, y es también el más celebre. Se enfrentaban el republicano Richard Nixon -en ese momento vicepresidente de Dwight D. Eisenhower- y el todavía senador John F. Kennedy. El aspecto joven y fotogénico de Kennedy chocó con el de Nixon, quien no estaba en perfectas condiciones de salud debido a una reciente internación por una infección. La imagen del republicano enflaquecido y sudado, secándose la frente con un pañuelo, impactó tanto que quienes vieron el debate por la televisión le atribuyeron el triunfo a Kennedy. Para los que lo habían escuchado por radio, en cambio, el debate había terminado con un empate.

El medio televisivo había demostrado ser tan potente que en los 16 años siguientes -hasta 1976- ningún candidato quiso participar en otro debate.

1976. Gerald Ford y Jimmy Carter

El segundo debate de la historia de las elecciones estadounidenses también tuvo un gran impacto. El republicano y presidente saliente Gerald Ford estaba recuperando en las encuestas contra el demócrata Jimmy Carter, hasta que se le ocurrió decir:

“No existe ninguna dominación soviética en la Europa del Este”

El moderador del debate, Max Frankel, le preguntó si estaba seguro de querer afirmar eso y él confirmó todo, haciendo, además, mención de los ejemplos de Rumania y Polonia. En plena Guerra Fría, fue un error que le costó las elecciones.

1980. Ronald Reagan y Jimmy Carter

El debate entre el presidente demócrata Jimmy Carter y su contrincante republicano Ronald Reagan es recordado, sobre todo, por la frase “There you go again” (“Ahí vas otra vez”), usada por Reagan para burlarse -entre las risas del público- de los largos y pedantes ataques de Carter.

Sin embargo, la frase que de verdad marcó esas elecciones fue otra, pronunciada por Reagan al final del último debate:
¿Está usted hoy mejor económicamente que hace cuatro años?

La respuesta fue su triunfo abrumador en las urnas.

1984. Ronald Reagan y Walter Mondale

En 1984, el republicano Ronald Reagan competía para su segundo mandato. Con 73 años, ya se había convertido en el presidente más viejo en la historia de los Estados Unidos y había quien dudaba de que fuera demasiado mayor para ejercer otro mandato.

Pero en el debate contra su oponente demócrata, Walter Mondale, Reagan hizo de ese aparente punto débil una fuerza. Ante la pregunta del periodista sobre el tema, el republicano dijo:

“No voy a convertir mi edad en un tema de esta campaña. No voy a explotar, por razones políticas, la juventud y la inexperiencia de mi opositor”.

Todos rieron, incluido Mondale. En las elecciones de noviembre, Reagan consiguió una de las victorias más aplastantes en la historia de las elecciones presidenciales estadounidenses.

1988. Lloyd Bentsen y Dan Quayle

El mejor momento en los debates de 1988 fue entre dos candidatos a vicepresidente. El compañero de fórmula de George H. Bush, Dan Quayle, se defendió de las acusaciones de tener poca experiencia al decir que tenía más o menos la misma experiencia que John Fitzgerald Kennedy cuando se convirtió en presidente. La respuesta del senador y candidato a vice demócrata, Lloyd Bentsen, a esa arriesgada comparación fue contundente:

“Senador, yo serví con Jack Kennedy. Conocía a Jack Kennedy. Jack Kennedy era mi amigo. Senador, usted no es Jack Kennedy”

1992. Bill Clinton y George H. Bush

En el debate con formato town hall, en el cual los candidatos contestan de pie a las preguntas de la gente, el presidente George H. Bush cometió el error fatal de mirar la hora en su reloj justo mientras una mujer le hacía una pregunta sobre cómo el tamaño de la deuda pública lo afectaba personalmente. El gesto hizo quedar a Bush como arrogante y distante y, sobre todo, como alguien que no quería estar ahí en ese momento. Él mismo admitió más tarde qué había pensado en ese momento: “10 minutos más de estas tonterías”. Las elecciones las ganó Clinton.

2000. Al Gore y George W. Bush

En 2000, en otro debate modelo town hall, el candidato demócrata Al Gore fue criticado por invadir el espacio de su rival, George Bush. En las imágenes se ve a Al Gore acercarse a Bush como si quisiera empezar una pelea. Bush se detiene algo sorprendido, pero luego mueve la cabeza como para saludarlo y sigue hablando. Al Gore probablemente quería presionar a su adversario, pero obtuvo el efecto contrario, resultando más torpe que amenazador. Bush ganó esas elecciones, unas de las más ajustadas en la historia de los EEUU.

2008. Barack Obama y John McCain

En 2008, el candidato republicano John McCain se ganó la atención de los medios cuando, discutiendo durante un debate con Obama, se refirió al candidato demócrata como “That one” (“Ese tipo”). El apodo despertó las dudas de los observadores sobre qué era lo que quería transmitir McCain con ese apodo: ¿era condescendencia, desprecio o había sido simple confusión? Cualquiera fuera la respuesta, el apodo no ayudó a McCain a remontar en las encuestas e impedir la elección del primer presidente afroamericano de los Estados Unidos.

2012. Barack Obama y Mitt Romney

Tras el primer debate contra el republicano Mitt Romney, Obama no estaba pasando su mejor momento. El presidente demócrata había tenido un desempeño inferior a las expectativas, y Romney estaba subiendo en las encuestas. En el segundo debate, sin embargo, el candidato republicano se encargó de facilitarle la tarea a Obama cuando, al hablar sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, dijo que tenía una “carpeta llena de mujeres” como candidatas para puestos en su eventual administración. Romney obviamente se refería a una carpeta llena de currículums de mujeres, pero el daño ya estaba hecho: las frase se viralizó, generó miles de memes en las redes sociales y Romney perdió las elecciones en noviembre.

Fuente: infobae.com

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *