x

Los agricultores ¡Dios los bendiga!!

Enfoque

Pido a Dios que ilumine siempre nuestros gobernantes, para que hagan la elección adecuada de quienes vayan a dirigir el sector agropecuario; que sean personas cercanas a los campos.

Imagen sin descripción

La naturaleza, es decir, tierra, ríos, mares, arboles, montañas, etc. es una plataforma significativa y valiosa que Dios puso a disposición de la humanidad; dependiendo del uso que se le dé, ayuda a conocer la esencia, intensiones, el intimo sentir de la gente; pero es obvio, que la vida se hace difícil sin la agricultura bien manejada, pues todos, de una u otra forma, nos relacionamos con ella.

¿Qué es la agricultura? es la actividad que comprende todo un conjunto de acciones humanas que transforma el medio ambiente natural, con el fin de hacerlo apto para la siembra, producción, alimentación, gozo, para vivir mejor. De hecho, se llama agricultor, a la persona que se dedica a la agricultura; su misión consiste en cultivar los productos agrícolas y enviarlos a los mercados para consumo nacional e internacional; como su trabajo depende de la naturaleza, la producción varia, según la estación y la región.

Las actividades agrícolas se pueden llevar a cabo en cualquier granja, huerto o lugar destinado a la producción. La labor de los agricultores es fuerte, muy meritoria, loable; se encargan de preparar la tierra, eliminar las hierbas y malezas, sembrar las semillas, abonar las plantas, irrigar las plantaciones, cuidar las cosechas de las plagas, recolectar los productos para enviarlos a los mercados o plantas procesadores, etc..; es una ardua labor, que implica mucha responsabilidad, sacrificio, costos, pero que suelen hacerla con amor, inyectando energía positiva. De hecho, algunos cantan en medio de la tarea.

Para ser agricultor hay que tener paciencia, humildad, amar su trabajo, amplia visión de la importancia de su labor, del efecto de los cambios climáticos, alternativas para los imprevistos, por tanto, debe manejarse con cautela, pensando en el bien común. Por todos esos motivos, quienes se dediquen al sector agropecuario a nivel nacional, deben ser personas, que prácticamente, haya vivido en ese ambiente, añoñando la tierra, haciéndola producir, que sepan valorar lo que envuelve para la buena alimentación y prosperidad de la población y el medio ambiente; personas, que sepan valorar al agricultor, que con su comportamiento, sean capaces de destacar los valores morales que enseña el trabajar la agricultura y que conducen a Dios, como la paciencia, honestidad, el bienestar, la paz.

Pido a Dios que ilumine siempre nuestros gobernantes, para que hagan la elección adecuada de quienes vayan a dirigir el sector agropecuario; que sean personas cercanas a los campos, conocedoras del país y capaces de valorar lo que significa, cuidar y facilitar cualquier aspecto relacionado con la agricultura… ¡Que Dios bendiga, los agricultores!

Comenta con facebook