En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Los escritores nacidos después de los 60 ven a los del "boom" como clásicos

Los escritores nacidos después de los 60 ven a los del
Los escritores nacidos después de los 60 ven a los del "boom" como clásicos

Novelista colombiano Juan Gabriel Vásquez

REDACCIÓN CULTURAL.– Los escritores hispanoamericanos nacidos después de 1960 nunca sintieron que pesara sobre ellos como una losa el listón tan alto que dejaron los novelistas del “boom” latinoamericano. Al contrario: los consideran sus clásicos y, como dice Jorge Volpi, “de los clásicos solo se puede aprender”.

“Yo no sería escritor si no hubiera leído ‘Cien años de soledad’ a los 16 y ‘Rayuela’ a los 19. Y no sería el escritor que soy si no hubiera leído toda la obra de Vargas Llosa a los 21”, afirma el novelista colombiano Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973), al responder unas preguntas de Efe sobre el 50 aniversario del “boom”.

Esas preguntas también las han contestado el mexicano Jorge Volpi, de 44 años, y los peruanos Fernando Iwasaki, de 51, y Santiago Roncagliolo, de 37.

Los cuatro viven en España, han ganado premios importantes y son representativos de la nueva literatura latinoamericana, muy distinta de la del “boom” pero con la que, según Volpi, tratan de “responder a los grandes desafíos” de aquel movimiento fundamental, que, asegura Roncagliolo, “puso a América Latina en el mapa cultural”:

“Antes de los escritores del ‘boom’ nadie sabía que existíamos”, señala el autor de “Abril rojo” (Premio Alfaguara 2006).

La principal consecuencia de ese movimiento “son decenas de libros memorables. Una pléyade de obras maestras. Y luego, claro, inventar una América Latina literaria, que ha llegado a suplantar a la América Latina real”, apostilla Volpi, autor de “En busca de Klingsor” (premios Biblioteca Breve y Grinzane Cavour) y de “La tejedora de sombras” (Premio Planeta Iberoamericano).

La genialidad de autores como García Márquez, Vargas Llosa, Carlos Fuentes o Cortázar, pudo “oprimir” a “ciertos compañeros de generación o de la siguiente promoción”, pero “de ninguna manera” a quienes nacieron después de 1960, asegura Iwasaki, Premio Nacional de Narrativa y Premio Nacional de Ensayo.

“Los autores del ‘boom’ fueron nuestros maestros y nuestras referencias literarias. Nosotros los leímos sin envidias y sin ánimo de competir, porque los descubrimos como lectores a la edad de quince años o menos”, dice Iwasaki.

“Son nuestros clásicos, y de los clásicos solo se puede aprender. Fueron y son mis maestros. Habría que imaginar que, en otras tradiciones, serían los equivalentes de Shakespeare o de Goethe”, subraya Volpi.

Para Vásquez, que ganó el Premio Alfaguara con “El ruido de las cosas al caer”, nacer después de esa generación tan brillante le “facilitó mucho las cosas”.

“Lo que hicieron esos libros extraordinarios fue abrirnos el camino: enseñarnos a aprovechar otras tradiciones, darnos un ejemplo de consagración al oficio, mostrarnos los riesgos de mezclarse con la política”, comenta Vásquez.

Roncagliolo supone que el “boom” marcó un listón “anormalmente alto”, y, de hecho, cuando él empezó su carrera literaria “la idea” que tenía de un escritor era que “debía ser capaz de escribir 700 páginas, ganar un Nobel y ser candidato a presidente”, afirma con humor.

¿Alguno de estos escritores sintió ganas de hacer eso tan freudiano de “matar al padre”?

“Nunca”, asegura Vásquez, al referirse a García Márquez: “Me han entrado ganas de discutir mucho y a veces pelear a puñetazo limpio. Y muchas veces ni siquiera es con él, sino con sus imitadores baratos que han convertido la literatura latinoamericana en un parque temático del realismo maravilloso. A ellos sí que les reprocho algo”.

En el caso de Roncagliolo, el “padre” es Vargas Llosa y reconoce que “es difícil hacer algo que no haya hecho él: desde columnas políticas hasta espectáculos de teatro, desde crónicas periodísticas hasta programas de televisión. Simplemente, llega un momento en que comprendes que no tienes que hacerlo”.

Volpi, que decidió convertirse en escritor tras leer “Terra nostra”, asegura que los escritores de su generación “jamás” quisieron “‘matar’ al padre Fuentes ni a los tíos Vargas Llosa, García Márquez, Onetti, etc., sino aprender de ellos, seguir su impulso”.

Para Iwasaki, lo de “matar al padre” es en realidad “mitológico”, y en su opinión “la figura de Edipo tiene su contrapartida en Eneas, quien huyó de Troya llevando a su padre Anquises sobre sus hombros. El ‘boom’ es como Anquises, el peso del padre que uno siempre llevaría orgulloso”.

La realidad política y social de América Latina es muy distinta de la que había en los años sesenta y setenta, y también ha cambiado la literatura: “Nuestros países son democracias. Ya no se debate la revolución. Eso significa que los escritores ya no somos personajes políticos. No hace falta”, indica Roncagliolo, convencido de que hoy día “nadie se creería novelas como ‘Cien años de soledad’ o ‘Rayuela'”.

“Hace cincuenta años la gente creía en la utopía. Hoy no le creemos ni al periódico. Conozco muchos escritores realistas hoy en día, pero no he encontrado ni un Cortázar”, añade el autor de “Pudor”.

Iwasaki lo ve así: “Los maestros del ‘boom’ escribieron los grandes relatos nacionales y las primeras novelas totales. Hoy es el tiempo de las épicas íntimas y de los grandes relatos familiares que atraviesan lenguas y continentes distintos”.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *