En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Los informes de Guiliani

Los informes de Guiliani
Mario Rivadulla

Mario-Rivadulla-3001Las últimas versiones publicadas por el periódico Hoy del informe del ex alcalde de Nueva York, Rudolf Guiliani, contratado como Asesor de Seguridad Ciudadana para la campaña de Luis Abinader, versan sobre dos temas en que disponemos de amplio conocimiento por vía de dolorosas experiencias sufridas en carne propia.

Uno de ellos, el del narcotráfico, queda referido a la presencia en el país de los largos tentáculos de los carteles internacionales que aquí cuentan con varias, vastas y peligrosas redes locales; la existencia de agresivas bandas barriales que tienen a su cargo manejar el cada vez más extendido mercado del microtráfico; la creciente vinculación de autoridades uniformadas a esas actividades criminales; el surgimiento del sicariato y la flexibilidad forma gentil de enmascarar la obvia debilidad que en muchos casos evidencia la justicia. Como consecuencia de todo ello, un incremento significativo en los niveles de delincuencia, fenómeno que resulta común y comprobado en otros países donde se da la misma situación y que alcanza a entre un 70 y un 80 por ciento. Son hechos que se han venido exponiendo una y otra vez en los medios de comunicación con frecuencia casi cotidiana.

Hay otros factores incidentes que no pueden pasarse por alto: la desafortunada realidad de ser el mercado estadounidense el de mayor consumo de drogas en el mundo; nuestra ubicación geográfica que nos convierte en corredor de rápido y fácil acceso a ese mercado y la gran limitación de recursos de que disponemos para enfrentar el reto de los poderosos carteles del narco. Si en más de una ocasión se ha divulgado que la DEA estadounidense, con todos los recursos económicos, logísticos y de personal de que dispone apenas, logra decomisar entre el diez y el quince porciento de la droga que entra en territorio estadounidense, ¿qué más se puede esperar y pedir a nuestras autoridades antidrogas que apenas trabajan con cheles, prácticamente a mano pelada, con un presupuesto anual que resulta inferior en muchos casos al valor de un solo cargamento decomisado?

El otro tema es el de su propuesta para reestructurar la Policía Nacional, a saber: pagar mejores salarios, eliminar la corrupción interna, reducir la cantidad de oficiales y aumentar la de los agentes y

supervisores. En adición, agregamos, un mucho mejor equipamiento tecnológico, mayor capacidad móvil, superior armamento, métodos científicos de investigación y un sistema de promoción basado exclusivamente en los méritos cosechados en el servicio.

Son todos aspectos contemplados en el proyecto de Ley de Reforma Policial, fruto de un exhaustivo trabajo de recopilación de experiencias registradas por calificados y exitosos cuerpos policiales en distintos países del mundo, incluyendo los propios Estados Unidos, que fueron visitados físicamente. Un valioso trabajo de investigación en que entre otros, ha participado activamente Servio Tulio Castaños, vicepresidente ejecutivo de FINJUS, quien en varias ocasiones ha dado cuenta de sus resultados y quien ha trabajado arduamente en el proyecto, pendiente todavía de aprobación congresual.

Con estos señalamientos no pretendemos en modo alguno desmeritar el trabajo del ex Alcalde Guiliani, quien en menos de una década ganó justa fama al convertir a Nueva York de una de las ciudades de mayores niveles de inseguridad en los Estados Unidos en otra de las hoy consideradas más seguras y de menor índice de delincuencia. Un logro, a todas luces, envidiable que adorna su hoja de servidor público.

Si bien las circunstancias de nuestro país son muy distintas a las que enfrentó Guiliani en la Gran Manzana, no le resta en lo absoluto los aportes valiosos que pudiera hacer adaptados a nuestra realidad, a los que el gobierno que surja de las urnas no debiera renunciar, una vez que pasen los fragores de la campaña electoral y haya remitido su actual compromiso partidario, cuando las autoridades tendrán que abordar la ejecución de una agenda de temas de prioridad, entre los cuales debe figurar como tarea de cabecera el muy preocupante e inaplazable de la Seguridad Ciudadana.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *