X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Domingo 17 de enero, 2021
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 188,969
  • Nuevos casos 1,482
  • Fallecidos total 2,432
  • Nuevos fallecidos 4
  • Recuperados 140,931
  • Críticos
  • Pruebas 938,753
<< Mapa interactivo >>

Los medicamentos ilegales

Los medicamentos ilegales

 

Mario-Rivadulla-300El tema de los medicamentos ilegales resulta casi tan antiguo y es tan recurrente como el de la electricidad o cualquier otro de los que hemos venido arrastrando a lo largo del tiempo sin solución de continuidad.

No hace ni tanto que fue descubierta una fábrica de medicamentos falsificados, ocupándose una gran cantidad de algunos de gran consumo y de varias marcas conocidas por un monto cuantioso. No mucho antes de eso tampoco, la Fiscalía había llegado a un arreglo con otro suplidor de fármacos vencidos y reetiquetados, que llevaba varios meses preso, por valor de decenas de millones de pesos, gran parte de ellos vendidos al programa de medicamentos esenciales PROMESE CAL.

Pese a ello y al celo que han estado desplegando las autoridades sanitarias y fiscales conjuntamente con el programa contra los medicamentos falsificados, que desde hace alrededor de un cuarto de siglo, mantiene la Asociación de Representantes, Agentes y Productores Farmacéuticos, el negocio resulta tan escandalosamente lucrativo que no resulta escasa la cantidad de elementos inescrupulosos dedicados a esta actividad criminal. De hecho, se estima que el monto comercializado en el país pudiera oscilar entre mil 200 a mil 500 millones de pesos anuales.

Por lo general, cuentan con la impunidad que les proporciona la complicidad de elementos poderosos e influyentes. Existe además, según revela el Procurador Especializado en Crímenes y Delitos contra la Salud, Rafael Brito, una estrecha relación entre los que producen estos fármacos adulterados y quienes los distribuyen, integrando así una amplia red delictiva.

El caso más reciente, de hace apenas unos días, involucra un laboratorio de Santiago, que estaba autorizado para operar legalmente y al que le ocuparon medicamentos no autorizados por Salud Pública y otros con registros sanitarios que no les correspondían. En este caso el delito, que está severamente penalizado en el Código Sanitario, suma como elemento agravante haberlo estando haciendo al amparo de la licencia otorgada por la autoridad sanitaria.

Seguramente la inmensa mayoría del público ignora hasta dónde alcanza la falsificación de estos fármacos ilegales y el grave riesgo que pueden ocasionar a la salud. El propio Procurador Brito advierte –y esta es una alerta para las madres- que los que con más frecuencia se adulteran son los destinados a bebes y niños, pero también ocurre para adultos mayores. La variada gama comprende analgésicos, antibióticos, antihipertensivos, anticonceptivos, entre otros, así como los estimulantes sexuales, de uso tan frecuente, extendido y peligroso sobre todo para los jóvenes.

¿Qué contienen muchos de estos falsos medicamentos? Estos son algunos de los materiales utilizados: tiza de las que se utilizan para escribir en los pizarrones de las aulas con algún colorante; cápsulas de antibióticos que solo contienen harina; pastillas para el dolor menstrual que en realidad son ácido bórico; jarabes anticatarrales para niños con altos niveles de contaminación bacteriana. La lista es interminable tanto como la falta de escrúpulos de la canalla que integra esta desvergonzada mafia.

Para que se tenga una idea de hasta qué punto llega el desprecio de tales elementos por la salud y la vida de las personas, según relata la propia autoridad fiscal, en un cargamento que el pasado año llegó de Venezuela, trató ser introducido de contrabando un cargamento conteniendo un alegado antibiótico de gran potencia, que se utiliza sobre todo en sustitución de la penicilina en los pacientes que son alérgicos a esta…y ocurre que una vez analizado el mismo contenía nada menos que ¡penicilina¡ De haber llegado al mercado, el riesgo para los usuarios hubiera de posible muerte por shock anafiláctico.

Si bien, como señalamos antes, la comercialización de medicamentos falsificados, que cobra diversas formas: fabricados, reetiquetados, sin registro sanitario o contrabandeados, es tan añejo y recurrente como el de la electricidad, ponerle freno resulta de mucha menos complejidad y costo.

Basta con que las autoridades sanitarias se mantengan en vigilancia constante, que apresen y sometan a quienes se dedican a esta sucia actividad delictiva y a sus padrinos y protectores, los sometan a la Justicia y los tribunales apliquen con el debido rigor las sanciones que establece la legislación vigente, sin contemplaciones, privilegios, presiones ni componendas.

De por medio están en riesgo la salud y la vida misma del pueblo dominicano. Y evitarlo debiera ser una cruzada sagrada.

Comenta con tú facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *