En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Marcadores tumorales: Eficaces como complemento a otras pruebas médicas

Marcadores tumorales: Eficaces como complemento a otras pruebas médicas
Marcadores tumorales: Eficaces como complemento a otras pruebas médicas

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- Cuando existen células cancerígenas, la presencia de estas sustancias, la mayoría de ellas proteínas, se puede elevar en sangre, orina, heces, tejidos…y se detecta con análisis clínicos. Algunos marcadores tumorales están asociados a un solo tumor y otros a varios.

Para la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), a través de su secretario científico el oncólogo Guillermo de Velasco, “los marcadores tumorales no son determinantes por sí mismos para dar un diagnóstico, sino que se convierten en pruebas complementarias que ayudan a conocer mejor cuál es el diagnóstico y la situación de la enfermedad”.

Para este doctor del Servicio de Oncología del hospital 12 de Octubre de Madrid, “antes de pedir un marcador hay que valorar el contexto en que se pide y si resulta ser positivo qué valor añade”

Por su parte, el doctor Fabricio Racca, oncólogo de la Unidad de Mama y Tumores Genitourinarios del IOB Instituto de Oncología de Barcelona, considera: “Si pedimos una batería de estudios entre ellos, marcadores tumorales, en un paciente asintomático y sin una alta sospecha de una enfermedad neoplásica, no sólo no tienen ningún rédito diagnóstico, sino que además podemos obtener un falso positivo que lejos de obtener un diagnóstico precoz, genera una nueva incertidumbre en el médico y una innecesaria angustia en el paciente”.

En opinión de este especialista, “los marcadores tumorales son una herramienta de importancia en los pacientes con alta sospecha o ya diagnosticados de cáncer, y por lo tanto, pueden ser útiles para valorar la evolución de la enfermedad y la respuesta a algunos tratamientos”.

Pero, precisa, se trata de una herramienta más “con la que contamos los médicos para estudiar la enfermedad neoplásica, pero no representa un criterio de certeza o un criterio fiable” por sí sola, a diferencia de las muestras de tejido obtenidas por una biopsia o una muestra quirúrgica, con la ayuda de por ejemplo, un estudio por imagen de alta sensibilidad.

“Los marcadores tumorales no son realmente determinantes para realizar un diagnóstico, y no se deben utilizar de forma estandarizada en pacientes asintomáticos. De manera contraria, el marcador adquiere otra relevancia en pacientes con síntomas y la presencia de pruebas de imagen que nos hacen tener una alta sospecha de una enfermedad tumoral. Por lo tanto y de manera habitual en la práctica médica, el diagnóstico se deberá que completar con una biopsia de tejido”, argumenta el médico del IOB.

Para Fabricio Racca, “los médicos, muchas veces, por los tiempos que corren, de manera incorrecta solicitamos estos marcadores tumorales por el temor de no diagnosticar una enfermedad maligna a tiempo, y esto unido a una falta de información adecuada, puede llevar a pedir una serie de pruebas que no tienen un rédito real”.

El antígeno carcinoembrionario (CEA) y el antígeno prostático específico (PSA por su siglas en inglés), en cáncer colorrectal y de próstata, respectivamente, son los marcadores tumorales más solicitados por los médicos de atención primaria y por algunos médicos especialistas de los hospitales en pacientes asintomáticos.

Según este oncólogo, una de la posibles causas de que se soliciten en gran cantidad de estos estudios es el hecho de que se trate de un método rápido, de fácil extracción (una muestra de sangre) y de relativo bajo coste en relación a otros estudios.

“Pero no debemos olvidar -añade- si estos resultados tienen un real impacto en el diagnóstico precoz y por ende, en el pronóstico de la enfermedad”.

Falsos positivos

Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, “ningún marcador de tumores que haya sido identificado hasta ahora es suficientemente sensible o específico para usarse por sí mismo como examen de detección de cáncer”.

Y una de las razones es el riesgo de falsos positivos ya que esas proteínas se pueden elevar en el organismo sin que responda a la presencia de un tumor.

Un ejemplo es el marcador CEA que se puede incrementar por tumores de mama, de colon o de otros menos frecuentes, pero también se eleva en pacientes fumadores.

El doctor Racca explica: “Las proteínas son sustancias muy dinámicas. Se metabolizan, se degradan y se eliminan por diferentes causas y pueden estar anormalmente elevadas por un estadio hiperdinámico del cuerpo o, por ejemplo, por cuadros fisiológicos o enfermedades no tumorales.”

Estos son los casos de posible elevación del PSA en pacientes con hiperplasia prostática benigna (“próstata grande”), el CEA en algunas enfermedades inflamatorias intestinales o la elevación de CA-125 en el caso de pacientes con ascitis (liquido en la cavidad peritoneal) o presencia de derrame pleural, menciona.

Cierto es, que cuando la enfermedad se encuentra más avanzada, los marcadores tumorales habitualmente están elevados, apunta.

“Ahora bien, en algunas enfermedades malignas, cuando se encuentran en un período de desarrollo precoz, el marcador puede tener un valor dentro de parámetros normales y si quiero tener un diagnóstico temprano…¿Entonces, qué valor tiene ese marcador? Por ende, en mi opinión debemos siempre solicitar estos estudios, acompañados de otros métodos complementarios que incrementen la efectividad del diagnóstico en adecuada situación de sospecha clínica”, señala el doctor.

Marcadores tumorales más comunes

Según la clasificación del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, estos son algunos de los marcadores tumorales más frecuentes:

Antígeno carciembrionario (CEA)

  • Tipos de cáncer: Cáncer colorrectal y otros cánceres

  • Tejido analizado: Sangre

  • Utilidad: Para vigilar si los tratamientos del cáncer funcionan bien o revisar si el cáncer ha regresado


Antígeno prostátic
o específico (PSA)

  • Tipo de cáncer: Cáncer de próstata

  • Tejido analizado: Sangre

  • Utilidad: Para ayudar en el diagnóstico, evaluar la reacción al tratamiento y buscar la recidiva o recaída.

CA15-3/CA27.29

  • Tipo de cáncer: Cáncer de mama

  • Tejido analizado: Sangre

  • Utilidad: Para evaluar si el tratamiento está funcionando o si la enfermedad ha regresado.

CA19-9

  • Tipos de cáncer: Cáncer de páncreascáncer de vesícula biliarcáncer de conducto biliar y cáncer gástrico.

  • Tejido analizado: Sangre

  • Utilidad: Para evaluar si el tratamiento está funcionando

CA-125

  • Tipo de cáncer: Cáncer de ovarios

  • Tejido analizado: Sangre

  • Utilidad: Para ayudar en el diagnóstico, en la evaluación de la reacción al tratamiento y en la evaluación de la recidiva

Gonadotropina coriónica humana ß (Beta-hCG)

  • Tipos de cáncer: Coriocarcinoma y tumores de células germinativas

  • Tejido analizado: Orina o sangre

  • Utilidad: Para evaluar el estadio, el pronóstico y la reacción al tratamiento

Alfa-fetoproteína (AFP)

  • Tipos de cáncer: Cáncer de hígado y tumores de células germinativas

  • Tejido analizado: Sangre

  • Utilidad: Para ayudar a diagnosticar el cáncer de hígado y vigilar la reacción al tratamiento; para evaluar el estadio, el pronóstico y la reacción al tratamiento de tumores de células germinativas.

marcadores tumorales
Tubos con muestras orgánicas para analizar. Foto cedida por IOB

Las diana terapéuticas

También las alteraciones genéticas del tumor o de la línea germinal del paciente han cambiado la práctica clínica de la oncología en las últimas décadas.

Se trata de mutaciones genéticas que pueden predisponer a padecer cáncer y que, en algunos casos, pueden ser hereditarias, como los genes BRCA1 y BRCA2, cuya alteración puede derivar en el desarrollo de cáncer de mama y de ovario. Existen casos en los que se puede prevenir estas enfermedades neoplásicas con cirugías preventivas, en el contexto de un estudio adecuado y siempre bajo un consejo médico.

Además, con el avance de la ciencia, se han ido descubriendo nuevas vía de señalización contra los que dirigir los fármacos de última generación y se convierten así, en dianas terapéuticas, con tratamientos más precisos y con menos efectos secundarios que la quimioterapia.

Este es el caso de la presencia de una sobreexpresión de una proteína llamada HER2, presente en algunos cánceres de mama ó cáncer gástrico; o mutaciones de EGFR o ALK en cáncer de pulmón o la presencia del cromosoma filadelfia en algunos tipos de leucemia.

“Los estudios genéticos moleculares a día de hoy, habitualmente, se realizan en un paciente con diagnóstico de un tumor al cual queremos realizar un tratamiento “dirigido” a una determinada mutación o alteración molecular, ya sea en tratamiento estándar o en protocolos de ensayos clínicos, y en algunos casos, prevenir un segundo tumor, como en los casos de las mutaciones de BRCA1 y BRCA2, en mama u ovarios”, indica el doctor del IOB.

En la investigación actual, junto a otros objetivos, se encuentra el estudio y desarrollo de los biomarcadores de respuesta, que nos permitirán identificar y tratar distintos tipos de cáncer de una forma más precisa y menos lesiva para el paciente.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *