En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Más déficits que logros en 15 años de gobiernos del PLD

Los 15 años de gobierno del PLD que se cumplen hoy arrojan crecimiento con estabilidad macroeconómica y obras físicas, pero graves déficits financieros con alto endeudamiento, y fracaso en los servicios, institucionalidad democrática y corrupción

                                               Por Juan Bolívar Díaz

El principal mérito de los 15 años de gobierno, 11 de ellos consecutivos, que acumula el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) ha sido el crecimiento económico y el mejoramiento de la edificación gubernamental y vial a costa de déficits fiscales y de un desproporcionado endeudamiento que ha triplicado la deuda pública.

El balance es negativo en relación a la pobreza, los deficitarios servicios públicos básicos, como educación, salud, electricidad, agua potable, seguridad, vivienda y transporte, así como por alta corrupción e impunidad, con acaparamiento del poder debilitando la institucionalidad democrática y las instituciones políticas y sociales.

Las luces más notables

Quince de los últimos 19 años de gobierno es un período suficiente para pasar balance a la gestión del Partido de la Liberación Dominicana, los primeros 12 con  la presidencia de Leonel Fernández, y los tres que cumple hoy Danilo Medina, resaltando como su gran mérito el haber mantenido altas tasas de crecimiento económico, con promedio alrededor del 7 por ciento, lo que ha permitido mejorar significativamente la infraestructura del país.

El conjunto de edificios gubernamentales, carreteras y elevados, hospitales y escuelas constituye lo que para una gran proporción de la población es “la modernidad”, concentrada en los grandes centros urbanos y zonas turísticas, lo que deja a Santo Domingo en ventaja material con  relación a las capitales  regionales.

La inversión infraestructural se concentra excesivamente en transporte por más de 100 mil millones de pesos destinados a un improvisado metro que con dos líneas apenas sirve al 6 por ciento de los que usan transporte público en la gran urbe capitalina. Las remodelaciones y ampliaciones de edificios gubernamentales inscriben a Leonel Fernández en la línea de los grandes constructores, desde Ovando  hasta Trujillo y Balaguer.

En sus primeros 8 años. el gobierno de Fernández favoreció importantes reformas jurídicas, administrativas e institucionales que luego, sobre todo a partir de la nueva Constitución del 2010, trocó por un armazón de concentración del poder sin precedente en la incipiente democracia nacional, dejando de ejecutar un amplio conjunto de sus propias leyes y negándose a dar paso a otras que como las del sistema electoral, están llamadas a afianzar la institucionalidad democrática, la administración estatal y la transparencia.

Los más graves déficits

Sin incidir significativamente en la productividad, la competitividad, la reducción de la pobreza  o la equidad salarial, el crecimiento económico peledeísta se ha fundado en un alto endeudamiento que casi cuadruplica la deuda estatal, llevándola a cerca de 35 mil millones de dólares, incluyendo 23 mil 493 millones no financiera, 8 mil millones del sector financiero estatal, más la oculta o no registrada, que sólo a los generadores eléctricos alanza casi mil millones de dólares, (la deuda pe4r cápita anda por los 3 mil 500 dólares, no  millones, como se nos coló la semana pasada). Su servicio ya representa casi la mitad de los ingresos del gobierno. En los últimos 3 años sólo la pública no financiera registrada  pasó de 18.7 a 23.5, incremento del 26 por ciento, 1,595 millones de dólares  por año, 133 millones por mes. Organismos internacionales y economistas nacionales  advierten que bordea la insostenibilidad. Mientras el país lidera la región en desigualdad y con tasa de pobreza sobre el 40 por ciento, muy superior al 28 por ciento promedio latinoamericano.

A pesar de cinco reformas tributarias, el derroche del gasto, la corrupción, sobrevaluaciones,  malversaciones, casi duplicación de la nómina estatal y una amplia red clientelar, arrojan déficits fiscales por 640 mil millones de pesos en los últimos 7 años. En el 2014 el gasto corriente, 85 por ciento del total, superó los ingresos fiscales en dos mil millones de pesos, resalta el exgobernador del Banco Central Guillermo Caram.

Un conjunto de leyes han sido dejadas de lado, comenzando por la de Estrategia Nacional de Desarrollo y el fracaso ha sido absoluto en concretar los pactos fiscales y eléctrico, en controlar la delincuencia que incluso arropa a los aparatos de seguridad del Estado. El acusado enriquecimiento de la cúpula peledeísta, con absoluta impunidad, y el reparto del Estado en todos sus niveles, en beneficio de los propios, aliados y asociados, así como la cooptación de entidades y dirigentes sociales han contribuido al fortalecimiento del presidencialismo, subordinando los demás poderes del Estado.

En competitividad global

El experto en asuntos fiscales y consultor internacional José Rijo Presbot desmonta el andamiaje de la turbulencia financiera de los últimos años, basado en los mismos datos oficiales y de los organismos internacionales, con sus resultados de pobreza, desigualdad, inequidad salarial, desempleo y deterioro de los servicios fundamentales de educación, salud, agua potable, electricidad, vivienda, transporte y seguridad ciudadana.

Apela también a un organismo legitimado por la triple presencia del presidente Leonel Fernández en sus cumbres internacional y latinoamericana, el  Foro Económico Mundial, y su Indice de Competitividad Global, donde el país ocupa la posición 101 de 144, incluso por debajo de toda Centroamérica en renglones fundamentales como salud y educación primaria. De la posición 95 en el 2005 descendió 6 escalones al 2014.

Además de ese Indice de Competitividad, la nación dominicana sale muy mal paradas en casi todas las evaluaciones internacionales,  sean sobre pobreza, educación, inversión en salud, energía y agua potable, muertes por accidentes de tránsito, por la Policía, de mujeres y materno-infantiles, embarazos de adolescentes, inequidad salarial, corrupción y falta de transparencia.

Que el 81por ciento de los empleados formales que cotizan a la seguridad social ganen menos de 25 mil pesos mensuales, por debajo del costo de la canasta familiar promedio, que el 85 por ciento de los pensionados reciban apenas 5 mil 117 pesos, que la mitad de las viviendas no tengan agua dentro y la mitad de los estudiantes no pasen la primaria, con más de 600 mil que ni estudian ni trabajan, son acusaciones graves a una gestión gubernamental de 15 años, con las más altas tasas de crecimiento económico del continente.

La mejoría de Medina    

Es de general convicción que la gestión del presidente Danilo Medina ha registrado mejorías en la gestión pública, con reducción de la corrupción, y sobre todo en el acato a la ley que destina el 4 por ciento del PIB a la educación, concentrando el esfuerzo en saldar la escasez de aulas, que podría ser el único de los grandes déficits superados por los gobiernos  del PLD. Se le acredita también la tanda educativa extendida con alimentación escolar y la construcción de estancias infantiles, y mejora del salario magisterial, aunque se le critica la pobre inversión en renglones básicos para mejorar la calidad educativa, como apenas 2 por ciento del presupuesto sectorial en formación de maestros.

Con una pequeña inversión de 6 mil millones de pesos en tres años para pequeños productores, el presidente Medina ha ganado gran crédito por sus “visitas sorpresas”, pero también por promover mayor atención a las pequeñas y medianas empresas y situarse en austeridad personal y más cercanía de la gente.

Pero este gobierno ha mantenido y se ha beneficiado del andamiaje clientelar, del reparto de parcelas estatales, de la malversación y el sistemático incremento del empleo púbico, y de la miseria institucional que ignora impunemente sus propias leyes y normas, como la de Salario del Sector Público, la Ley Orgánica de administración Púbica y la de Función Pública, la de declaración jurada de bienes o el Código de Pautas Eticas, sin ningún esfuerzo por el mejoramiento de la institucionalidad democrática.

En lo que los peledeístas han sentado cátedras es en sus capacidades políticas y propagandísticas con alta inversión publicitaria  y control de miles de comunicadores, para mantener altas tasas de aprobación y prolongarse en el poder, aún relegando al líder que los encumbró, promoviendo con los poderes y recursos estatales el desguañangue del partidismo político, y hasta para comprar una reforma constitución y mantener alta aprobación.-

—————————————————————————————————–

Los éxitos de Danilo Medina,

            *Cumplimiento de la ley del 4% del PIB para la educación, aunque muy concentrado en edificaciones para superar el déficit de aulas.

*Esfuerzo por alfabetizar a cientos de miles de personas.

*Crecimiento con estabilidad económica y baja inflación y devaluación.

* Desplazamiento del liderazgo mesiánico de Leonel Fernández, con una imagen de austeridad y cercanía de la gente.

*Reducción de los niveles de corrupción y opacidad.

*Inicio de la regularización y control de la inmigración y devolución de la nacionalidad a más de 55 mil que habían sido desnacionalizados.

*Revisión del contrato para la explotación del oro de Pueblo Viejo, Cotuí.

*Mayor atención y apoyo a las pequeñas empresas.

*Mantenimiento de altos niveles de aprobación.

————————————————————————————————————–

Los mayores fracasos del PLD

            *Concentrada distribución del crecimiento económico, lo que mantiene en la pobreza a más de un 40% de la población y con fuerte inequidad salarial.

*No haber reducido las históricas carencias de electricidad, agua potable y viviendas.

*Haber mantenido el país en el descalabro de la educación, la salud y la seguridad pública.

*Prevalencia del caos en el transporte público y la circulación vial, pese a enorme inversión en el sector.

* Elevados déficits fiscales financiados con un desproporcionado endeudamiento.

* Incremento del gasto corriente hasta superar los ingresos fiscales, con derroche abusos salariales y multiplicación de las nóminas, nominillas, barrilitos y cofrecitos.

* Altos niveles de corrupción con total impunidad.

* Un sistema clientelista de parcelación y reparto del Estado.

* Absorción de los partidos políticos, gremios, sindicatos, universidades, intelectuales y medios de comunicación

* Absoluta subordinación de los poderes Legislativo, judicial y municipal

* Desprecio por los principios constitucionales y por numerosas leyes y reformas promulgadas bajo su propia gestión.

*La incapacidad para ejecutar la prometida reforma de la PN penetrada por el narcotráfico, el sicariato y la delincuencia.

* Haber auspiciado la saturación de la inmigración haitiana mientras despojaban de derechos a sus descendientes nacidos en el país, incluso registrados como dominicanos.

*Fracaso en la implementación de la Ley de Estrategia Nacional de Desarrollo y de sus mandatos de pactos fiscal y energético.

*Persistente opacidad en la ejecución presupuestaria, en concursos y contrataciones.

Comenta con tú facebook

Comentarios

Sin Desperdicio.. La realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *