En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Más leña para el jacho

Más leña para el jacho
Más leña para el jacho

SANTO DOMINGO, República Dominicana.– A las buenas o a las malas la crisis se resolverá dijo hoy Hipólito Mejía refiriéndose al conflicto interno que mantiene a ese partido dividido desde hace más de un año.

Algunos dirían “vaya perla”, al escuchar las declaraciones de Mejía en momentos en que se busca la conciliación dentro de la organización política del jacho, para ver si a poco más de dos años de un certamen electoral presidencial, pueden dejar atrás sus diferencias para tener algún tipo de posibilidad de llegar nuevamente al poder.

[jwplayer mediaid=”258708″]

¿Qué quiere decir el ex presidente cuando dice a las buenas o a las malas?

Una búsqueda rápida en la internet dice que en el glosario de jergas y modismos de Argentina “a las buenas o a las malas” significa queriéndolo o no, gustosamente o en forma forzada.  Eso de forzada, en el glosario histórico del PRD implica violencia y solo debemos remontarnos a los antecedentes para confirmarlo.

En 1985, la celebración de la séptima Convención del Partido dejó un muerto y varios heridos cuando ocurrió un atentado contra el centro de cómputos, ubicado en el Hotel Dominican Fiesta. Más recientemente, el denominado Sillazo en enero del año pasado dejó por lo menos 5 heridos tras un enfrentamiento a tiros entre las facciones de Mejía y Miguel Vargas Maldonado durante la reunión del Comité Ejecutivo Nacional.

Estas palabras expuestas en el escenario de la celebración de los 75 años de fundación del PRD, el partido de más larga trayectoria y de donde han salido las otras dos organizaciones políticas con más seguidores, el PLD y el PRSC, no augura noticias alentadoras para el país que necesita una oposición que cumpla con su rol. Especialmente cuando el partido de gobierno controla ambas Cámaras del Congreso y todas las altas cortes del país.

La esperanza de una reconciliación parece difuminarse cada día más, perdiéndose en medio de las palabras a destiempo, las acusaciones, el egoísmo, el protagonismo y la falta de líderes que estén dispuestos a dar su brazo a torcer, reconociendo sus errores, por el bien común de la República Dominicana.

Si solo se dieran cuenta que cada pedazo de leña que le echan al fuego interno del PRD solo agiganta las llamas del jacho que finalmente dan más brillo a la estrella del PLD.

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *