X
Ir arriba
Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama
Sábado 28 de noviembre, 2020
Aplicación española para el cálculo de riesgos por Covid-19
Covid-19 en República Dominicana
  • Infectados 141,777
  • Nuevos casos 855
  • Fallecidos total 2,324
  • Nuevos fallecidos 7
  • Recuperados 113,817
  • Críticos
  • Pruebas 704,580
<< Mapa interactivo >>

¿Me preocupo por lo Exterior?

¿Me preocupo por lo Exterior?

Un cordial saludo a todos mis queridos lectores.

Nosotros los seres humanos nos preocupamos muchas veces en lo que nos parece más urgente, sin darnos cuenta que le restamos tiempo a lo mas importante como es nuestro hogar, nuestros hijos y la esposa que deben tener preferencia sobre todos las demás cosas de nuestra vida.

Hay quienes le ponen preferencia a su trabajo, y se pasan largas horas en su oficina trabajando. Otros le ponen mucho interés al deporte y se pasan largas horas disfrutando del mismo, y hay otros que se pasan largas horas con sus amigos, sin darse cuenta de lo principal en sus vidas que es su hogar.

Quiero compartir con Ustedes una historia que va muy bien con esto, y que lleva por título El Hachero y dice así: Había una vez un hachero que se presento a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; así que el hachero se decidió a hacer buen papel.

El primer día se presentó al capataz quien le dio un hacha y le designó una zona. El hombre entusiasmado salió al bosque a talar. En un solo día cortó 18 árboles.

A la mañana siguiente llego antes que nadie, y se fue al bosque. A pesar de todo su empeño, no consiguió cortar solo 15 árboles.

Me debo haber cansado pensó y decidió acostarse con la puesta del sol. Al amanecer se levanto y decidió batir su marca de 18 árboles.

Sin embargo ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron 7 árboles, luego fueron 5 y llegó el día que solo corto 1 árbol.

Inquieto por el pensamiento del capataz, el hachero se acercó a contarle lo que le estaba sucediendo y a jurarle y perjurarle que se esforzaba al límite de desfallecer. El capataz le preguntó: ¿Cuándo afilaste tu hacha la última vez? ¿Afilar? No tuve tiempo de afilar, estuve muy ocupado cortando árboles.

Piensa, ¿En que estás ocupando tu tiempo, a que le estás prestando más atención? Tal vez estás más ocupado en llegar a tu destino, que se te olvida mirar el paisaje.

Termino con el Versículo 33 del Evangelio de San Mateo, Capítulo 6 que dice: “Mas busca primeramente el Reino de Dios y su justicia, y lo demás vendrá por añadidura”.

Hasta la próxima y muchas bendiciones para todos.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Sr. Ray, muy interesante su escrito. Recuerdo haber leido que si tienes una hora para cortar un arbol, debes pasar 55 minutos afilando el hacha. Igual con nuestra vida, el hacha de nuestro exito como ud. dice, se afila con la familia ante todo y despues viene el trabajo. Es triste que mucha juventud piensa primero en trabajar mucho y despues, solo despues de acumular mucho dinero, se ocuparan de la familia. Lastima que cuando consigue lo urgente es muy posible que haya perdido lo importante, como ud. tan bien lo presenta aqui. Saludos, Carlos
Sr. Ray, muy interesante su escrito. Recuerdo haber leido
Me parece muy cierto su escrito. Nos preocupamos mas por lo exterior que por tener el alma y la conciencia limpia. Muchas veces no nos preocupamos por afilar el hacha, y nuestra alma y nuetra conciencia esta llena de podredumbre, tenemos que cortarla y para eso el hacha tiene que estas afilada. Muy hermoso e instructivo su articulo. Dios lo cuide siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *