En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Medallas de Guerra

Medallas de Guerra
Dominique Selman

Para todo gran militar, no hay mayor orgullo que recibir una medalla reconociendo su esfuerzo, su valentía y su lucha por una causa. Para mí, la foto que acompaña este artículo muestra las mías otorgadas por la lucha más importante que es la de nuestra salud, libertad y felicidad.

Cada vez que por algún motivo me ha tocado comentar sobre ser hipertensa, la reacción siempre es la misma “tan joven?” Hay situaciones de las que no tenemos control e incluso, sin darnos cuenta, nos afectan en formas muy inesperadas. Las largas noches de insomnio y tristeza por no entender cuál era el plan de Dios para mi con esta prueba me hicieron cuestionar mis proyectos, mis ideas y cuáles eran las metas que realmente tenía y cómo en poco tiempo podría lograrlas ya que a veces no sabía qué sería lo que me dirían en la próxima cita médica.

La lección que he aprendido y que ojalá pueda compartir con todo el que pase por una situación como la mía y pueda ayudar es la siguiente: vivir la vida sin prisa. Contrario a varios médicos que decían que no había estrés que a tan joven edad pudiera causarlo, el proceso de reflexión y autoconocimiento que empecé a llevar me hizo darme cuenta que la mayor parte de mi problema era psicosomático. Ahí entonces empecé a hacer las cosas que antes hacía y que por solo priorizar el éxito profesional descuidaba: leer libros, pasear por la zona colonial, escuchar música clásica y a visitar más museos. Los cambios no fueron inmediatos, pero el proceso de recuperación se ha vuelto ameno al abrirme a que también otros quieran ayudarme a mí, rodearme de personas con ideales y proyectos similares a los míos y que tengan como su norte una sensibilidad al desarrollo social y espiritual de todos los individuos.

Muchas veces nos turbamos por situaciones que no nos permiten ver mucho más allá y eso nos limita de descubrir y disfrutar de lo que verdaderamente nos hace felices. Incluso nuestro entorno a veces nos condiciona a sentirnos solos y a recluirnos por ser diferentes, pero debemos saber estar en paz con nosotros mismos y aceptarnos antes que esperar aceptación de los demás. Nuestros defectos debemos llevarlos como medallas que nos distingan y aprender de ellos, mejorarlos, transformarlos para aprender a ver la vida como un proceso de cambio constante, porque lo inmóvil no da lugar a seguir hacia adelante.

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Comentarios

Excelente reflexión. Eres una guerrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *