En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Medidas urgentes para limitar el calentamiento global a 2ºC

Medidas urgentes para limitar el calentamiento global a 2ºC
Medidas urgentes para limitar el calentamiento global a 2ºC

Fuente: Nat Geo

Fuente: Nat Geo

LONDRES.- La inversión en energías renovables y la eliminación de los subsidios al combustible fósil son medidas clave para reducir las emisiones nocivas y limitar a 2ºC el calentamiento global del planeta, dijo hoy la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

La AIE presentó en Londres su informe “Energía y Cambio Climático”, con el que pretende contribuir al debate de cara a la cumbre de la ONU sobre cambio climático (COP21) que se celebrará en París el próximo diciembre.

De todas las emisiones de gases nocivos a la atmósfera, el sector energético es responsable de más de dos tercios, por delante de la agricultura o el transporte, por lo que “cualquier acuerdo que se tome en París debe tener esto en cuenta”, advirtió el economista jefe del organismo, Fatih Birol.

La AIE, que analiza el contexto energético para sus 29 países miembros, ha examinado los compromisos o las intenciones de lucha contra el cambio climático anunciados por los invitados a París y concluye que, aunque hay “señales esperanzadoras”, sobre todo de EEUU, la Unión Europea (UE) o China, “no serán suficientes” para frenar el calentamiento a su ritmo actual.

La Agencia advierte de que si no se toman medidas más decisivas a partir de 2030, la temperatura global podría aumentar de media 2,6ºC para 2100 y unos 3,5ºC en 2200.

Como principal recomendación a los países, el organismo propone un plan de “cuatro pilares” cuya primera meta es que las emisiones de CO2 lleguen a su tope en 2020 y empiecen a bajar después de esa fecha.

Para lograr esto, hay que mejorar la eficiencia energética -por ejemplo prohibiendo los electrodomésticos o coches poco eficientes-, vetar la construcción de centrales eléctricas a carbón ineficientes y aumentar la inversión en energías renovables de 270.000 millones de dólares actuales a 400.000 millones de dólares en 2030.

Igualmente, se deben eliminar gradualmente los subsidios al combustible fósil -cifrados en 500.000 millones de dólares anuales y ubicados sobre todo en Oriente Medio y Asia- para 2030 y reducir las emisiones de metano en la producción de petróleo y gas.

El segundo pilar es que en París los países acuerden “revisar cada cinco años” los compromisos adquiridos contra el calentamiento global, pues “hoy en día la tecnología cambia muy rápido y en muchos casos estos compromisos podrán mejorarse”, apuntó la directora ejecutiva de la AIE, Maria van der Hoeven.

La Agencia también plantea, como tercer punto, que el objetivo de limitar a 2ºC sobre los niveles preindustriales el calentamiento del planeta se traduzca en un porcentaje de reducción de emisiones al que haya que aspirar a nivel mundial.

Este porcentaje, que el G7 cifró hace unos días entre un 40 y un 70 %, “serviría también de guía para las inversiones tanto del sector público como del privado”, apuntó la directora.

Por último, afirmó, “es muy importante establecer un mecanismo de contabilidad” que permita supervisar el progreso de los países en el cumplimiento de sus compromisos energéticos y recordó que la AIE incluye en su informe una serie de parámetros en ese sentido.

Según la Agencia, un aspecto positivo en la actualidad es que cada vez hay más países comprometidos en la lucha contra el cambio climático y por primera vez se perciben signos de que el crecimiento económico “se está desligando” del aumento de las emisiones nocivas de gases invernadero.

Así, la economía global creció en torno a un 3 % en 2014 y, sin embargo, las emisiones de dióxido de carbono procedentes del sector energético se mantuvieron planas “por primera vez en 40 años fuera de una crisis económica”, apunta el informe.

La intensidad energética de la economía global, cuyo crecimiento ha estado ligado históricamente a un incremento de la contaminación atmosférica, se redujo además un 2,3 % el año pasado, más del doble que el ritmo medio de descenso registrado en la última década, en parte gracias a la mayor eficiencia energética de China.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *