En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Mi Amiga Margarita

Mi Amiga Margarita
Dominique Selman

Hoy, hace 31 años Margaret Thatcher fue elegida Primera Ministra del Reino Unido. La vida de Margaret Thatcher es una inspiración un modelo a seguir para mujeres que, como yo, tenemos fuertes ideales y convicciones de lucha por la justicia, la igualdad y el derecho de la libertad y la propiedad privada. En un país donde las posiciones políticas estaban ocupadas solamente por hombres, Thatcher logró hacer que su voz se escuchara, tener una participación activa en todas las distintas áreas del conocimiento y de la economía.

Mi admiración por Margaret no es porque haya sido mujer, yo misma no soy muy fan de ese discurso de que tiene que haber igualdad de género, sinó igualdad de oportunidades. Hablar sobre la igualdad de género para mi resulta repetir una discurso que se ha repetido por años y que más que convertirse en acción, se queda en eso, siendo discurso. La vida de Margaret Thatcher es la prueba fehaciente de que el éxito no lo garantiza el género ni las opinions que tengan los demás, sinó la voluntad y las ganas que uno le pone a lograr sus objetivos. El mayor orgullo de Thatcher no era haberse destacado por ser mujer, sinó que siendo científica puedo romper esquemas en la política, la economía y las leyes.

Thatcher abogó durante su vida por una causa con la que me siento muy identificada: los altos niveles impositivos. Thatcher decía que tener impuestos altos limitaba a los contribuyentes a querer ser productivos y a querer producir mucho dinero. En esto, no podría estar más de acuerdo con Thatcher. Como emprendedora, que incentivo tengo a generar un alto nivel de ventas si los impuestos que voy a pagar son mayores? Yo jamás pondría a mis hijos en una escuela pública ni iría a un hospital público a atenderme si me pasara algo a mí o a algún miembro de mi familia. Sin embargo a nosotros, los empresarios que tenemos la capacidad de generar empleos somos penalizados por un sistema impositivo que además de limitar nuestro crecimiento, nos limita de poder avanzar en nuestros estudios. Si este año me dedicara solamente a generar un alto nivel de ventas para poder irme a hacer una maestría y seguir con mi formación académica fuera del país, suponiendo que no pudiera vender simultaneamente (ya que estaría muy comprometida con los compromisos estudiantiles), entonces qué tendría que hacer? Declararme en bancarota el año que viene porque no tendré con qué pagar el anticipo del tercer año de facturación?

Margaret Thatcher, sin dudas, es y será una de mis heroinas y de mis mayores incentivos a que en mi país se haga justicia, en que el conocimiento sea accessible para todos los ciudadanos y que cada dominicano se empodere a vivir una vida en base a su productividad, no a dádivas, que al final es lo único que garantizará su real libertad.

Recomendación de la semana: Leer “La Dictadura Intelectual Populista” de Antonella Marty

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *