En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Michel Piccoli: "Moretti me pidió hacer un papa lleno de dolor pero discreto"

Michel Piccoli:
Michel Piccoli: "Moretti me pidió hacer un papa lleno de dolor pero discreto"

Michel Piccoli,actor francés.

PARIS.- El actor francés Michel Piccoli, que este martes presenta en París la película “Habemus Papam”, declara que el director, el realizador italiano Nanni Moretti, le pidió interpretar el papel de un papa “lleno de dolor pero discreto”.

“Creo que no hubo ninguna indicación, pero había entre nosotros una intimidad de trabajo. No nos conocíamos”, confesó el actor (París, 1925) a varios medios de prensa, entre ellos Efe, sobre la manera de trabajar con el cineasta italiano.

“Y poco a poco comprendió que yo entendía qué película quería hacer él. Y que sobre todo no hacía falta que fuera un actor, sino que fuera un papa, solamente un hombre de iglesia, y tímido, secreto, lleno de dolor pero muy discreto”, explicó Piccoli, que da vida a un papa en fuga por las calles de Roma.

“Cuando además se interpreta un personaje de esta importancia, que tiene como dos hábitos, el religioso y otro ‘neutro’ en su fuga, ya era muy fácil (saber) que había que interpretar de una manera muy discreta, secreta y tímida”, aclaró el actor en una conversación durante el pasado Festival de Cannes.

Piccoli interpreta en el papel protagonista del filme de Moretti a un cardenal, elegido papa por el cónclave en el Vaticano pero que, un instante antes de salir a saludar a los fieles en el balcón de la Basílica de San Pedro, se da cuenta de que no puede asumir esa responsabilidad.

“Creo que, como otros hombres importantes, un papa, cuando dice que no es capaz de serlo, no tiene más opción que la de ser tímido ante los demás, ante Dios, ante Nanni Moretti”, medio bromeó el actor, que ha trabajado con los directores más importantes de la historia del cine.

“Y él (Moretti) también lo era ante mí, en el sentido positivo. Secreto, no tímido. Pero la timidez también puede estar muy bien cuando se está en una profesión en la que uno está entre tímidos”.

“No podía interpretarlo como a un payaso”, resumió Piccoli, quien se consideró un “colega” del papa Juan Pablo II, el pontífice de quien se sospecha, sin dar su nombre, que es quien precede en el Pontificado al personaje que interpreta el actor francés de origen italiano.

“Escribió obras de teatro, sospecho que tuvo una amante que era actriz, o al menos se lo deseo, si es que se le pudiera desear algo”, bromeó.

“Era un religioso, pero era un hombre de la vida real, no era un sacerdote perezoso o un poeta, sino un sacerdote de combate”, dijo Piccoli alargando sus consideraciones sobre ese papa tan influyente en el siglo XX.

“Me pregunto si en profesiones como las de sacerdote, cardenal o papa, o la de artista en general, no se demanda mucha energía de creer, no ya de creer en Dios, pero sí de creer en la imagen general de qué es el hombre y la mujer”, consideró.

Y mirando hacia atrás en una carrera tan prolífica como la suya, Piccoli estimó que lo importante profesionalmente para él fue “la oportunidad de trabajar a menudo con cineastas espléndidos, especialmente italianos, pero también con Buñuel, que era español. Y también con directores franceses”.

Especialmente Luis Buñuel, con el que rodó en 1972 “El discreto encanto de la burguesía” y del que el actor contó una anécdota muy reveladora de su personalidad.

Piccoli interpretaba en París una obra de teatro del poeta “maldito” André de Richaud…: “Yo quería que Buñuel me conociera. Y sabía que la obra de teatro que interpretaba podía interesarle. Conseguí convencerle de que viniera. No fue muy difícil”.

“Pedí a su asistente francés, porque Buñuel rodaba en Francia, si podía hablarle de mí y pedirle si quería venir a verme. El me dijo: ¡pero pregúntele a él! Y yo: pero ¿cómo quiere que se lo pida directamente? (…) Mamma mía”.

El actor escribió finalmente a Buñuel para pedirle que le visitara en el teatro, pero el director español, que prometió ir, finalmente se marchó del local cuando vio que acudía también Jean Renoir.

Tiempo después, contó Piccoli, ambos tejieron una relación de amistad que no impidió no obstante que el entorno de Buñuel le hiciera creer una vez que iba a darle un papel; el actor tomó un avión para encontrarse con el director aragonés, quien, al verle, le espetó: “Encantado de volver a verle, pero usted no es el personaje”.

“Es magnífico, ¿no?”, comentó humilde Piccoli, que no ha podido sin embargo compartir aún con Buñuel, además de anécdotas, un premio en Cannes (el español consiguió la Palma de Oro, por “Viridiana”, en 1961), pues el filme de Moretti se marchó de vacío en la última edición del Festival.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *