En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Miedo irresponsable

Tres ministros subalternos del Presidente Medina han dicho lo que él piensa sobre Loma Miranda.

El 27 de febrero el mandatario guardó un silencio irresponsable, por el que ha tenido que pagar un alto costo político.

Esa evasión procura ganar tiempo para buscar el atajo que le permita autorizar el asalto mortal a Miranda, como puerta de entrada a la depredación y saqueo de la Cordillera Central.

Esa evasión ha indignado a la sociedad, hecho agravado por el cierre policial del Palacio Nacional para que no fuera recibida la carta emplazatoria de la IZQUIERDA REVOLUCIONARIA, los movimientos sociales y los/as peregrinos/as que caminaron gallardamente desde Loma Miranda hasta la sede presidencial.

¿Descortesía?

¿Prepotencia?

¿Temor al poder transnacional?

De todo mucho y todo mezclado.

Pero lo cierto es que posponer no resuelve: la encrucijada sigue siendo políticamente mortal y la disyuntiva cada vez más peligrosa para Danilo.

Eso explica, que comprobada la baja de popularidad después de su reciente discurso, le haya ordenado al Ministro Peralta decir que ese tema “será decidido en el Congreso” y que posiblemente le caiga “a otras administraciones”.

La verdad es que el Congreso puede decidir si declara o no a Miranda parque nacional, si aprueba o no el proyecto de ley presentado. Pero no más.

El contrato de explotación le toca aprobarlo o rechazarlo al Poder Ejecutivo, que luego, en otra fase, tendría que someterlo a las cámaras legislativas para que digan si o no. En este caso no es posible evitar el emplazamiento al Presidente de la República.

Sucede sí que está mucho más claro que si el presidente Medina osa autorizar esa explotación, ahí mismo se desplomarían los artificios de su fabricada y frágil popularidad. Se iría rápidamente “al piso”, mientras que la prolongación de su silencio y las continuas posposiciones, erosionarán progresivamente su gestión.

Danilo, como político del sistema, le teme demasiado al discurso-basura sobre las consecuencias de la mal llamada “inseguridad para las inversiones extranjeras” y se resiste  a que le cerremos al gran capital minero-energético transnacional la nefasta posibilidad de engordar extraordinariamente a costa de nuestra muerte como país y como pueblo.

Está conturbado por el hecho de que el pueblo se haya apoderado de la idea de que el agua vale más que el oro, más que el níquel, el litio y el titanio, y se esté constituyendo en contra-poder.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *