En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Ministro Fadul bateó de foul

Ministro Fadul bateó de foul
Felipe Mora

Cómo es posible que el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul (Monchy) trate de justificar lo injustificable cuando resta importancia a los niveles de delincuencia que se suceden en este país, y de paso agrega que “en el mundo entero hay que andar con cautela”.

Esta última expresión se le atribuye a ese funcionario a propósito de que varios países, en especial Estados Unidos, han pedido a sus ciudadanos que visitan República Dominicana “andar con cautela” ante el incremento de la delincuencia en este país.

Es más, para justificar su apreciación, el ministro Fadul agregó que en Estados Unidos se cometen atracos de manera cotidiana. Lo mismo ocurre en nuestro país. Y si vamos a comparar estadísticas de casos, entendemos que en la práctica las autoridades prefieren manejarlas a su conveniencia.

“Nosotros también le pedimos a nuestros hermanos andar con cautela en los Estados Unidos, en Europa, en España; le hemos pedido que se cuiden, que es un mundo en transición”, fueron algunas de sus expresiones, según resaltan medios escritos, además de que el ministro puso de ejemplo el tiroteo de la semana pasada en un sector residencial de Miami, y en el que se reportó que una hija de dominicanos está entre las víctimas de ese hecho.

Recientes actos de delincuencia han llevado luto y dolor a la sociedad dominicana, situación de la que también han sido víctimas turistas extranjeros que nos visitan.

Entendemos que la posición que debió asumir el ministro de Interior y Policía cuando los periodistas le inquirieron sobre el incremento que se registra en los actos delincuenciales en República Dominicana, es que las autoridades deben trabajar de forma mancomunada en procura de asestar golpes certeros a los delincuentes, sin importar de dónde provengan. Pero además, debió aceptar la realidad que se vive en estos momentos.

Dos ejemplos que conmovieron a la sociedad: Hace un mes, en específico la madrugada del 3 de julio, la segundo teniente del Ejército Zuleica Ponciano Solano, nada menos que escolta de una de las hijas del Presidente Danilo Medina, fue asesinada a tiros por delincuentes en el sector El Tamarindo, en la carretera Mella. Ella iba para su trabajo. También a principios de mes delincuentes acribillaron a tiros en el sector Mejoramiento Social al teniente de la Fuerza Aérea Manuel Sosa Jiménez en presencia de sus dos hijas. Pero los casos reportados dan para largo, y con mayor proporción teniendo como víctimas a civiles.

El ministro de Interior debió referir la labor del Ministerio Público como representante de la sociedad en su conjunto, pero que en ocasiones se ve compelido a actuar acorde a lo que recibe de la Policía Nacional, sea con buenas o con malas intenciones. De igual manera, es de fiar la actuación de la Judicatura en determinados casos, muchos sometidos a serios cuestionamientos por parte de la ciudadanía, la “fragilidad” en lo que establece por ejemplo el Código de Procedimiento Criminal.

Quizás, Monchy fue sorprendido en su buena fe cuando los periodistas lo abordaron en momentos en que él participaba, junto al Jefe de la Policía Nacional, en la entrega de cheques por RD$3.5 millones a familiares de cinco agentes policiales que cayeron a mano de delincuentes y que, entendemos, constituyen hechos lamentables condenados por toda la sociedad. Ese acto, precisamente, debió ponerlo a reflexionar sobre el auge que ha adquirido la delincuencia.

Pero a simple vista el ministro Fadul no estuvo a tono con lo que en verdad debió responder al momento que fue abordado por los periodistas, en su condición de responsable de la seguridad interna del país, y prefirió andarse por las ramas y no ir al tronco o mello de la situación.

El ministro Fadul no puso la pelota en terreno bueno en esta oportunidad. Sencillamente, te guayaste, Monchy.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *