En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Mosquito: mayor depredador del mundo, según estudio de BBC

Mosquito: mayor depredador del mundo, según estudio de BBC
Mosquito: mayor depredador del mundo, según estudio de BBC

Animales PeligrososREDACCION.-No hay un lugar en el mundo donde se pueda escapar de la picadura de un mosquito… ni de las enfermedades que transmiten.

Una epidemia de chikungunya –cuyo virus se transmite por un mosquito que pica en el día- está teniendo lugar actualmente en el Caribe.

En esa región de América se sospecha de más de 15.000 casos en casi la mitad de las islas, de los cuales más de 3.000 se han confirmado. La infección también tocó tierra firme en la Guayana Francesa.

Aunque quisiéramos exterminarlos, desaparecer de la faz de la Tierra a los mosquitos podría tener efectos desastrosos en el ecosistema: sus larvas procesan los residuos en el agua donde se crían y los adultos tienen un importante papel en la polinización.

También son una nutritiva fuente de alimento para criaturas como el pez mosquito, que se engulle hasta cien larvas al día.

Y a pesar de que la malaria es quizás la enfermedad más conocida en el mundo, hay muchas otras afecciones desagradables que se propagan gracias a estos insectos.

La mitad de la población del mundo está en peligro de contraer dengue, que causa fiebre, fuerte dolor de cabeza, dolor en la parte de atrás de los ojos, en las articulaciones y los músculos, y erupción en la piel.

Esta es otra enfermedad tropical y por ende está presente en Brasil.

No hay vacuna o medicamento específico para tratar el dengue. El tratamiento de apoyo incluye reposo, mucho líquido y medicinas paliativas.

El dengue hemorrágico, una forma aguda de la enfermedad, puede ser letal.

Al contrario del mosquito Anopheles, portador de la malaria y que pica en la noche, el Aedes aegypti es activo durante el día.

“Empiezan a picar poco después del amanecer, pero hacia las 10.00 baja la intensidad porque hace mucho calor. Reanuda su actividad a las 16.00 o 17.00 hasta que baja el sol, y no son activos en la noche”, explica el doctor Philip McCall, experto de dengue de la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, en Inglaterra.

El doctor Ayan Panja contrajo la forma más peligrosa de esta enfermedad durante unas vacaciones en Malasia cuando estaba en sus 20 años.

“Honestamente, después de tener estos síntomas durante un par de días, pensé que iba a morir. Menos mal que me ingresaron al hospital de Kuala Lumpur donde me hicieron una transfusión de plaquetas”.

Las plaquetas son necesarias para ayudar a la coagulación de la sangre. El dengue evita que la médula ósea las produzca, por lo que la hemorragia es una complicación grave del dengue.

Puede que suene como algún lugar interesante, pero chikungunya es una enfermedad desagradable que causa fiebre alta y dolor en las articulaciones.

“Es debilitante. (Las personas que la sufren) no pueden trabajar y tienen que quedarse en cama con dolor en las articulaciones”, señala el profesor Johan Giusecke, científico jefe del Centro Europeo para el Control de Enfermedades en Suecia.

La primera vez que se habló de chikungunya fue en un brote en Tanzania en 1952. El nombre se origina en una palabra del idioma makonde que significa “hacerse contorsionista”.

“La mayoría de las personas experimentan fiebre alta por poco tiempo, se sienten realmente enfermas y tras una semana aproximadamente se les pasa”, explica Giusecke.

“Pero han existido casos de chikungunya en que el dolor de las articulaciones dura semanas o en que, como consecuencia de la infección, la persona queda con artritis crónica”, agrega. “Si bien no suele ser fatal, esta enfermedad puede contribuir en la muerte de personas frágiles o de mayor edad”.

En noviembre pasado se supo del primer caso de chikungunya en América. Surgió en la isla caribeña de San Martin.

Lejos de su lugar tradicional, en África, el sureste asiático y el subcontinente asiático, la infección hasta ahora ha sido responsable de cuatro muertes.

Ahora existe el temor de que la enfermedad se propague a Estados Unidos, pues el mosquito portador también habita en la costa de Texas y el sur de Florida.

Según la Organización Mundial de la Salud, desde 2005 ha habido 1,9 millones de casos en India, Indonesia, Tailandia, las Maldivas y Birmania.

Actualmente no hay cura o vacuna, por lo que expertos aconsejan que la mejor manera de enfrentarla es evitando picaduras. La buena noticia -si se puede considerar como tal- es que una vez que la persona se infecta se vuelve inmune.

Para los expertos, la clave para reducir la alta cifra de mosquitos vectores es entender cómo se comportan los insectos.

Además de insecticidas, otros métodos para controlar el número de mosquitos pueden ser trampas de olor, crear mosquitos infértiles genéticamente modificados e incluso utilizar crustáceos predadores que se coman las larvas.

La profesora Hilary Ranson lidera una lucha contra los mosquitos en la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, y explica que una forma de combatir estos insectos es explotando la frágil dinámica entre el mosquito, el virus y el humano.

“Cuando el insecto pica a una persona infectada, el parásito necesita de unos 10 días para desarrollarse en su cuerpo. El mosquito sólo tiene una vida de tres semanas, así que necesita tomar el patógeno temprano en su vida para poderlo pasar. Así que cualquier cosa que reduzca la tasa de supervivencia diaria será efectivo”.

Por su parte, el objetivo de Philip McCall es determinar cuál es la mejor forma de erradicar mosquitos con insecticidas.

La nebulización al aire libre -ir por todas partes creando una neblina fina de insecticida- es un método de control muy visible, pero con frecuencia es poco efectivo.

Las fumigaciones a puerta cerrada, donde se rocía el insecticida dentro de las paredes de los habitantes para repeler o matar a los mosquitos, es mucho más efectivo, pues los ataca donde más les gusta estar.

“Estamos colaborando con ingenieros ópticos para utilizar cámaras sofisticadas que hagan un seguimiento a cada mosquito, a fin de observar cómo se mueven en un espacio tridimensional, donde están sus sitios favoritos de descanso”, agrega McCall.

Así que pensar como un mosquito podría ayudar a los científicos a controla.

Fuente: BBC Mundo

 

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *