En Vivo
Logo
Ir a noticiassin.com
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Muere a los 85 años el ex secretario de Estado Warren Christopher

Muere a los 85 años el ex secretario de Estado Warren Christopher
Muere a los 85 años el ex secretario de Estado Warren Christopher

Warren Christopher

WASHINGTON, EE.UU.- Warren Christopher, ex secretario de Estado de EE.UU. durante el primer mandato del presidente Bill Clinton y artífice de la liberación de 52 rehenes estadounidenses detenidos en Irán en 1979, falleció en California a los 85 años.

Christopher “murió en paz rodeado de su familia en su casa de Los Ángeles” a raíz de las complicaciones de un cáncer de riñón y vejiga, según un comunicado emitido a última hora del viernes por su familia y del que se hacen eco hoy los medios locales.

En un comunicado, el presidente de EE.UU., Barack Obama, rindió homenaje a una figura que fue “un hábil diplomático, un funcionario incansable y un estadounidense leal”.

Como secretario de Estado, recordó, fue “un decidido partidario de la paz y encabezó negociaciones sobre Oriente Medio y los Balcanes, incluidos los acuerdos de Dayton que pusieron fin a la guerra de Bosnia”.

Por su parte, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, lamentó hoy en un comunicado el fallecimiento de su amigo y predecesor.

“Cuanto más tiempo paso en este trabajo, mayor es mi reconocimiento por los gigantes que me precedieron”, señaló Clinton, quien describió a Christopher como “talentoso, entregado e increíblemente sabio”.

Hombre de pocas palabras, que consideraba la capacidad de escuchar un “arma secreta”, alternó durante casi cinco décadas puestos de alta responsabilidad en la administración estadounidense con su profesión de abogado.

Como jefe de la diplomacia estadounidense entre 1993 y 1997, contribuyó a la consecución de la paz en Bosnia y se embarcó en innumerables misiones de paz a Oriente Medio.

Entre los logros de su larga carrera profesional, figura también el de haber contribuido a la ratificación de los tratados del Canal de Panamá y el haber presidido la normalización de las relaciones diplomáticas con China.

A eso se suma su infatigable lucha como subsecretario de Estado durante la presidencia de Jimmy Carter para lograr la liberación de los 52 estadounidenses detenidos en la embajada de EE.UU. en Teherán tras la revolución iraní de 1979 en el país, la negociación por la que más se le recuerda.

Christopher, un hombre reservado y poco emotivo, lloró tras fraguar el acuerdo de la liberación a finales de 1980.

Los 52 estadounidenses permanecieron 444 días en cautiverio, desde el 4 de noviembre de 1979 hasta el 20 de enero de 1981.

Esas gestiones le valieron la Medalla Presidencial de la Libertad, el más alto honor civil en el país.

Nacido el 27 de octubre de 1925 en la localidad agrícola de Scranton (Dakota del Norte), el que se convertiría en un diplomático por excelencia, conocido en los círculos políticos por su talante amable y su elegancia en el vestir, se crió en un hogar en el que escaseaban los recursos económicos.

Su padre, cajero de un banco, falleció a los 53 años a causa de un derrame cerebral que la familia cree causaron los quebraderos de cabeza para mantener la solvencia de la entidad durante los años de la Gran Depresión en el país.

La familia se trasladó a California tras la muerte del progenitor y su madre, una dependienta, se encargó de sacar adelante a sus cinco hijos.

El joven Christopher mostró talento para los estudios, lo que le permitió concluir con éxito la carrera de abogado en la Universidad de Stanford (California), en el primer paso de una larga trayectoria, que lo llevó a servir como asistente del juez del Tribunal Supremo William Douglas entre 1949 y 1950.

A ese le siguieron otros peldaños que lo condujeron hasta el prestigioso bufete de abogados de Los Angeles O’Melveny & Myers, donde acumuló una sustancial fortuna.

Sus detractores lo acusaban de ser un estratega mediocre carente de una gran visión. Él nunca tuvo reparo en reconocer que era mejor ejecutor que estratega.

Christopher estaba casado con Marie Wyllis, una profesora retirada, con quien compartió los últimos 54 años de su vida y con la que tuvo tres hijos. El ex diplomático deja un cuarto hijo de un matrimonio anterior y cinco nietos.

Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *