En Vivo
Combustibles
Gasolina Premium
RD$: 240.30
Gasolina Regular
RD$: 227.20
Gasoil Premium
RD$: 195.60
Gasoil Regular
RD$: 186.50
GLP
RD$: 113.30
Gas Natural
RD$: 28.97
Divisas
Divisa
Compra
Venta
Dólar
48.90
49.40
Euro
58.00
65.00

Muertes evitables

Muertes evitables
Mario Rivadulla

Mas de mil seiscientas mujeres parturientas fallecidas en los últimos seis años en el proceso de gestación o durante el parto.

Dos mil cuatrocientas cincuenta que han perdido la vida a causa de violencia de género del 2005 a nuestros días.

Dieciséis mil seiscientos cuarenta y siete niños fallecidos del 2013 al 2018, ¡cinco años apenas¡ según registros del sistema epidemiológico, de los cuales trece mil trescientos diecisiete eran bebés menores de 28 días de nacidos.

Y a todo lo anterior, miles de personas de todas las edades que han perdido la vida y la siguen perdiendo a causa de accidentes vehiculares provocados por exceso de velocidad, no respetar las normas de tránsito y conducir de manera irresponsable, a menudo bajo los efectos de las drogas o la ingesta excesiva de alcohol.

Son cifras que estremecen. Vidas que se pierden, la mayoría prematuramente, con todo un largo trecho de camino por recorrer. Sueños de futuro que se convierten en trágica e inesperada pesadilla de muerte.

Ahora bien…¿qué lecciones estamos extrayendo de toda esta cosecha trágica? ¿Qué estudios se han llevado a cabo para establecer con la mayor diafanidad las causas que han culminado de manera tan irremediable y dolorosa? ¿Cuántas de estas muertes hubiera sido posible evitar? ¿Qué correctivos debemos aplicar?

Lamentarse por lo sucedido, ya no tiene remedio. La vida no retoña. La muerte es un acto concluyente y definitivo de la existencia terrenal. Lo que cuenta ahora es lo que hagamos en lo adelante. Las medidas que podemos tomar en cada caso para reducir tan penosos índices. Las muertes evitables y las vidas que podamos salvar. Abocarnos a ello quizá nos permita descubrir que algunas medidas simples y nada costosas, pueden servir de ayuda.

Un ejemplo: una pediatra, la doctora Hilda Cruz, advierte que tan solo con alimentar a los bebés con la leche materna pudiera evitarse hasta un 21 por ciento de muertes neonatales, ya que el calostro que contiene es un antibiótico natural que los protege de adquirir infecciones que en el caso de los recién nacidos, carentes todavía de un adecuado mecanismo de defensa, conlleva una alta tasa de mortalidad. Es una solución natural, sencilla y sin costo, sobre todo para las madres de los sectores de mas bajos ingresos.

Es una propuesta que por espacio de muchos años han venido planteando pediatras de mucho prestigio y experiencia. Tal por citar algunos casos, del gran Maestro de la Medicina, Hugo Mendoza, ya desaparecido al igual que Emil Kasse Acta, y de la hoy retirada Ligia Fernández Reid, quienes hicieron de la misma una verdadera cruzada a lo largo de todo su entregado ejercicio profesional, la cual debiera ser asumida como compromiso formal y política de salud del Estado dentro de un programa integral para reducir las muertes neonatales.

Y cuantos accidentes fatales de tránsito pudieran evitarse si antes de entregar una licencia de conducir se somete al solicitante no solo a un examen de capacidad más exigente (¡algo tan elemental como conducir y doblar siempre por el carril derecho¡) pero también a una seria evaluación psicológica que permita establecer su sentido de responsabilidad, el valor que otorga a su vida y las vidas ajenas. Y si se retira de circulación todo vehículo que no tenga su seguro al día y el conductor su licencia vigente. Y si la revisión mecánica se asume con seriedad y no como una simple forma de recaudar impuestos.

De mas complejidad la violencia intra-familiar que no se resuelve con la simple amenaza ni aplicación de sanciones penales mas severas (a quien asesina a su pareja, lo mismo le da que lo condenen a 20 años que a una sanción mayor), sino que requiere de un dilatado proceso de reorientación conductual que destierre una arraigada y torcida cultura de machismo mal entendido y peor expresado.

Son simples ejemplos, pero que pudieran servir de punto de arrancada para la aplicación de políticas de vida efectivas que permitan reducir la cantidad de muertes evitables. Responsabilidad y misión de las autoridades y los factores directamente involucrados determinar las causas y los remedios a aplicar en cada caso. Se trata sencillamente de tomar conciencia de su real importancia, mucho más que la atención que dedicamos a temas que pudieran inclusive ser intrascendentes, o al menos de mucha menor significación que la de salvar vidas humanas.

 

Temas relacionados
Comenta con tú facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *