Dólares.

REDACCIÓN.-Manuel Alvarado, un médico venezolano de 60 años, tendrá que pagar una indemnización de 89.172 dólares por decir en broma que portaba una bomba en el aeropuerto de Miami.

Antes de embarcar en su avión, que se dirigía a Bogotá, el médico respondió afirmativamente a la pregunta del agente acerca de si llevaba explosivos. La broma provocó la evacuación de dos terminales del aeropuerto y la llegada de una unidad antiexplosivos de la policía, según la cadena NTN24