PUERTO PRINCIPE.- El Senado de Haití no adoptó  este viernes formalmente decisión alguna tras interpelar a dos miembros del Gobierno acerca del arresto del diputado Arnel Bélizaire, detenido la semana pasada pese a su inmunidad parlamentaria, asunto que ha desatado fuertes protestas contra el presidente, Michel Martelly.

Después de más de siete horas de debate, el presidente de la Cámara Alta, Rodolphe Joazil, anunció la suspensión de la sesión sin fijar una nueva cita.

La reunión fue para interpelar al ministro de Justicia, Josue Pierre-Louis y al secretario de Estado de Relaciones Exteriores, Michel Brunache.

Los interpelados solicitaron por carta el aplazamiento de la sesión, que no se produjo, aunque Brunache se presentó en el Senado, que no le escuchó debido a la falta de acuerdo, mientras que Pierre-Louis no acudió.

Al término de la sesión no hubo consenso para continuar con la interpelación el 5 de noviembre, como planteó el presidente de la Cámara.

Tampoco lo hubo sobre la convocatoria del primer ministro, Garry Conille, acompañado por los miembros del Consejo Superior de la Policía Nacional (CSPN), incluido el ministro de Interior, Thierry Mayard Paul y el director general de Policía, Mario Andrésol.

Las opiniones de los senadores se dividieron entre los que se pronunciaron a favor del aplazamiento de la interpelación y otros que abogaron por el mantenimiento de la reunión.

Otros senadores querían la ampliación de la investigación a más ministros o convocar a otros altos funcionarios de la administración pública para arrojar luz sobre la cuestión, pero tampoco se alcanzó acuerdo sobre estas peticiones.

El arresto de Belizaire, del partido "Veye Yo" y miembro del grupo de 58 diputados que apoyó a Garry Conille como primer ministro propuesto por Martelly, se produjo el 27 de octubre por orden del fiscal interino de la capital haitiana, Félix Léger.

El diputado, liberado al día siguiente, había escapado supuestamente en febrero de 2004 de la cárcel, donde permanecía bajo acusaciones de posesión ilegal de armas de fuego y robo de vehículo, aunque él y su abogado, Camille Leblanc, han explicado en varias ocasiones que cumplió la condena por tenencia ilícita de armas y que los otros cargos fueron archivados.

Sectores políticos y varias organizaciones del cuerpo social haitiano habían expresado durante los últimos días su preocupación en relación con este caso por lo que consideran una desviación "dictatorial" del poder de Martelly.

El presidente de la Cámara de Diputados, Sorel Jacynthe, calificó de dictatorial la detención del legislador, liberado al día siguiente, y la atribuyó directamente a la voluntad del presidente, quien, según él, había manifestado previamente su interés en que se produjera el arresto.

El presidente haitiano negó el jueves toda responsabilidad en el arresto de Belizaire