El padre del niño, Arturo Cuacuas de 56 años, también ha sido acusado de homicidio por negligencia, ya que aunque solo pasaba un día a la semana con el niño “debería haber conocido las condiciones en las que estaba su hijo”, según el fiscal David Hoovler.

Redacción Internacional.- Leticia Bravo, de 39 años, ha sido acusada de asesinato por la muerte por inanición de Peter Cuacuas, el hijo de siete años de su novio y del que era la cuidadora principal desde septiembre de 2020 y presumiblemente también su madre, aunque este último punto está pendiente de esclarecerse.

Según han informado las autoridades de Nueva York, “Bravo dejó a Peter encerrado y aislado en un dormitorio desde enero de 2021”. Precisamente por aquel entonces el niño dejó de conectarse a su escuela virtual y el 10 de febrero fue llevado al hospital, dónde se declaró su muerte.

Un autopsia posterior, llevada a cabo por el forense del condado de Orange, dictaminó que Peter, que entonces apenas pesaba 16,8 kilos, había muerto por desnutrición.

El arresto de Bravo tuvo lugar el pasado jueves y se enfrenta hasta a 25 años de prisión. El padre del niño, Arturo Cuacuas de 56 años, también ha sido acusado de homicidio por negligencia, ya que aunque solo pasaba un día a la semana con el niño “debería haber conocido las condiciones en las que estaba su hijo”, según el fiscal David Hoovler.

Fuente: 20minutos.es