El balance ofrecido por las autoridades ucranianas era de diez fallecidos y sesenta heridos en estos bombardeos que Moscú presentó como una respuesta al ataque de este fin de semana.

NACIONES UNIDAS.- Al menos 14 civiles murieron y 97 resultaron heridos este lunes como consecuencia de los ataques lanzados por Rusia contra ciudades de toda Ucrania, según dijo ante la ONU la delegación de Kiev.

Inicialmente, el balance ofrecido por las autoridades ucranianas era de diez fallecidos y sesenta heridos en estos bombardeos que Moscú presentó como una respuesta al ataque de este fin de semana contra el puente de Crimea, del que responsabiliza a los servicios secretos ucranianos.

En un discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas, el embajador ucraniano, Sergiy Kyslytsya, denunció que los ataques golpearon instalaciones energéticas, edificios de viviendas, escuelas y universidades, museos y centros urbanos.

"El mundo entero ha visto una vez más la verdadera cara del Estado terrorista que asesina a nuestra gente. Sufriendo derrotas en el campo de batalla, Rusia la toma con los pacíficos residentes de las ciudades ucranianas", señaló el diplomático.

Kyslytsya se refirió a los ataques de este lunes en el inicio de su discurso para presentar un proyecto de resolución con el que Kiev y sus aliados buscan que la Asamblea General de la ONU condene las anexiones rusas de partes de Ucrania.

El proyecto es muy similar a uno que recientemente vetó Rusia en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y, al igual que aquel, demanda a Moscú dar marcha atrás a sus acciones sobre el estatus de las regiones de Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón y le exige que retire sus tropas inmediatamente y sin condiciones de Ucrania.

Ante ese veto, Kiev y sus aliados optaron por acudir a la Asamblea General, donde ningún país puede vetar una resolución.

Así, ese órgano -en el que se sientan los 193 Estados miembros de la ONU- reabrió este lunes su sesión especial de emergencia sobre la guerra en Ucrania para comenzar a debatir la cuestión.

Con decenas de países inscritos para intervenir, fuentes diplomáticas prevén que la resolución no se vote como pronto hasta el miércoles.