La topografía de la localidad de Liulin, flanqueada de montañas por tres lados, propició las inundaciones, que alcanzaron una profundidad media de 3,5 metros y una máxima de 5 metros.

PEKÍN.- Las fuertes lluvias que golpearon la localidad de Liulin, en la provincia central de Hubei, este miércoles y jueves han dejado al menos 21 muertos, 4 desaparecidos y 8.000 afectados, informaron hoy las autoridades locales.

Desde las 21.00 hora local (13.00 GMT) del pasado día 11 hasta las 9.00 (1.00 GMT) del día siguiente, las precipitaciones llegaron hasta los 503 milímetros.

La topografía de la localidad de Liulin, flanqueada de montañas por tres lados, propició las inundaciones, que alcanzaron una profundidad media de 3,5 metros y una máxima de 5 metros.

Según las autoridades, se rescató a 78 personas y se evacuó a más de 450.

Aparte de los 8.000 damnificados, las precipitaciones han dejado 11,3 kilómetros de carreteras dañadas, 2.700 viviendas y locales comerciales destruidos, y 63 puentes y 725 postes de suministro eléctrico afectados.

El pasado julio, la vecina provincia de Henan, también en el centro de China, sufrió fuertes precipitaciones que dejan ya 302 fallecidos según el último parte, de comienzos de agosto.

Entre los días 17 y 22 de ese mes, 39 ciudades de Henan registraron aguaceros que sobrepasaron la mitad de su media anual de precipitaciones.

Unos 14,5 millones de personas se vieron afectadas en dicha provincia, donde se llegaron a reubicar y a dar refugio a millón y medio de ciudadanos.

Las autoridades chinas alertaron recientemente de que algunas partes del país seguirían viéndose afectadas por fenómenos climáticos extremos a lo largo de agosto.