BEIRUT.- Al menos veintidós personas murieron este lunes, entre ellas seis civiles miembros de una misma familia, en choques y bombardeos registrados en la provincia de Deraa, en el sur de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Los seis civiles fallecidos, entre ellos un menor y dos mujeres, perdieron la vida durante un ataque de helicópteros del régimen que lanzaron barriles de explosivos contra el pueblo de Namer.

El resto de los muertos son combatientes islamistas, uno de ellos un cabecilla insurgente, que perecieron en ataques y bombardeos de las fuerzas gubernamentales en la localidad de Zarmin.

Ayer, los rebeldes se hicieron con el control de la región de Al Hara, en Deraa, 70 kilómetros al sur de Damasco, tras dos días de enfrentamientos con los efectivos del régimen.

En Al Hara se encuentra una colina estratégica, la más alta de la zona rural de Dera, desde donde se domina un área de 40 kilómetros a la redonda.

La cifra de muertos documentados y verificados en el conflicto armado en Siria desde marzo de 2011 hasta abril de este año es de 191.369, casi 9.000 de ellos menores de edad, según la ONU.