Pakistán cuenta con uno de los índices de accidentes de tráfico más altos del mundo debido al pésimo estado de sus carreteras, a las deficiencias de los vehículos y a que los transportes públicos suelen circular sobrecargados de pasajeros.

Islamabad.- Al menos veintidós personas murieron y otras quince resultaron heridas, entre ellas varios niños, después de que este miércoles el autobús en el que viajaban se precipitara por un barranco en el norte de Pakistán.

El accidente ocurrió esta mañana en el distrito de Sudhanoti, en la Cachemira paquistaní, cuando "el autobús cayó por un barranco después de (que el conductor) perdiera el control" del vehículo, dijo a Efe Muhammed Fiaz, un oficial de Policía de un puesto de control.

En el momento del siniestro el autobús llevaba a unos cuarenta pasajeros a bordo y los vecinos de la zona fueron los primeros en acudir al lugar para tratar de rescatar a los supervivientes. Todavía se desconocen los motivos del accidente, aclaró Fiaz.

Pakistán cuenta con uno de los índices de accidentes de tráfico más altos del mundo debido al pésimo estado de sus carreteras, a las deficiencias de los vehículos y a que los transportes públicos suelen circular sobrecargados de pasajeros.

Según datos del Gobierno, alrededor de 30.000 personas mueren anualmente en accidentes de tráfico en Pakistán.

El pasado julio al menos 29 personas murieron y otras 35 resultaron heridas cuando el autobús en el que viajaban chocó con un camión en el este de Pakistán. En uno de los peores accidentes de tráfico en Pakistán, ocurrido en 2017, al menos 180 personas perdieron la vida en la explosión de un camión cisterna cargado de gasolina en el este del país.