En el primer enfrentamiento, 18 personas sospechosas de planificar robos fueron disparadas y muertas, mientras que otras 7 perdieron sus vidas durante la acción en la segunda propiedad de la ciudad, situada a unos 580 kilómetros de la capital regional Belo Horizonte.

Sao Paulo.- Al menos 25 presuntos sospechosos murieron tras un enfrentamiento con agentes de la policía durante una operación contra atracos a bancos en el estado de Minas Gerais, en el sureste de Brasil, informaron este domingo fuentes policiales.

De acuerdo con la Policía de Carreteras del estado de Minas Gerais, intensos tiroteos se produjeron la madrugada de este domingo, cuando los agentes irrumpieron en dos fincas localizadas en la ciudad de Varginha durante una acción contra el llamado "novo cangaço", como son conocidos los violentos atracos que aterrorizan el interior del país.

En el primer enfrentamiento, 18 personas sospechosas de planificar robos fueron disparadas y muertas, mientras que otras 7 perdieron sus vidas durante la acción en la segunda propiedad de la ciudad, situada a unos 580 kilómetros de la capital regional Belo Horizonte.

"Los bandidos estaban fuertemente armados", señaló la Policía en un comunicado, y agregó que los agentes igualmente se incautaron en el operativo de al menos 10 fusiles, otras armas, chalecos antibalas, granadas de mano, coches robados y explosivos.

Según las autoridades, se trató de una acción conjunta entre las Policías de Carretera y Militarizada, que resultó en "una aprehensión de fuerte armamento".

Asimismo, las versiones preliminares de los investigadores indican que el grupo se había reunido en las fincas para planificar el atraco de varios bancos de la ciudad, que tendría lugar la madrugada del lunes.

"Probablemente ésta sea la mayor operación referente al 'novo cangaço' en el país. Muchos infractores harían un atraco a bancos y fueron sorprendidos por nuestro servicio de inteligencia integrado con la Policía de Carreteras Federal", señaló en declaraciones a la cadena de televisión Globo la capitana Layla Brunnela.

Este tipo de cinematográficos atracos son cada vez más comunes en pequeñas y medianas localidades de Brasil, donde los efectivos policiales son reducidos, y han sido bautizados de "novo cangaço" en una referencia al movimiento de bandoleros que a fines del siglo XIX y principios del siglo pasado llegaron a controlar territorios en los depauperados estados del noreste del país.