Desde que comenzaron las fuertes lluvias el miércoles, casi 4,000 personas han perdido sus casas, según CNN Brasil y catorce municipios han declarado el estado de emergencia.

Redacción Internacional.- Debido a los aguaceros que han provocado inundaciones y deslizamientos de tierra, al menos 91 personas fallecieron en Pernambuco, en el noreste de Brasil, mientras que otras 26 personas siguen desaparecidas, informó la Defensa Civil.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, habló con la prensa tras visitar la zona el lunes. "Desgraciadamente, estas catástrofes ocurren", dijo Bolsonaro durante una rueda de prensa, afirmando que ya hubo "problemas similares" en otras ciudades afectadas por fuertes inundaciones.

"Sobrevolamos la zona afectada, intentamos aterrizar, pero por recomendación de los pilotos, decidimos no hacerlo debido a la inconsistencia del suelo", dijo Bolsonaro a los periodistas.

Desde que comenzaron las fuertes lluvias el miércoles, casi 4,000 personas han perdido sus casas, según CNN Brasil y catorce municipios han declarado el estado de emergencia.

Algunas de las muertes fueron causadas por deslizamientos de tierra en el área metropolitana de Recife, en el estado de Pernambuco, según la defensa civil local.

El noreste de Brasil está sufriendo volúmenes excepcionalmente altos de lluvia, dicen las autoridades. Algunas áreas registran más lluvia en las últimas 24 horas que el volumen total esperado para el mes de mayo.

Las fuerzas de defensa civil de Pernambuco han instado a los residentes que viven en áreas con alto riesgo de deslizamientos de tierra a buscar refugio en otro lugar hasta que disminuyan las precipitaciones. En la ciudad de Recife, se abrieron escuelas para albergar a familias desplazadas.

Algunas partes del estado tuvieron un respiro de la lluvia el lunes cuando los chubascos se desplazaron hacia la costa, pero se prevé que Pernambuco reciba otros 30-60 mm de lluvia en los próximos dos días, mientras que algunas zonas aisladas podrían ver más de 100 mm. La región podría experimentar más de medio mes de lluvias en solo cuatro días, entre el sábado del fin de semana y el final del martes.

El aguacero del fin de semana provocó la cuarta gran inundación en cinco meses en Brasil, según un informe de Reuters, que puso de manifiesto la falta de planificación urbana en los barrios de bajos ingresos de gran parte del país.