El distrito de Sunamganj perdió toda conexión con el resto del país después de que todas las carreteras quedaran sumergidas y más de dos millones de personas perdieran el acceso a la red eléctrica desde la madrugada.

Bangladesh.- Las autoridades de Bangladesh movilizaron este viernes al Ejército para rescatar a las víctimas de las peores inundaciones del monzón que ha vivido el país en las últimas dos décadas, y que han afectado a al menos cuatro millones de personas en dos distritos del noroeste que limitan con la India.

"Estamos monitoreando la situación las 24 horas del día, los distritos de Sylhet y Sunamganj están completamente inundados. El ejército fue llamado en auxilio de la administración civil", dijo a Efe el secretario del Ministerio de Gestión de Desastres, Kamrul Hasan.

Ante la magnitud de las inundaciones, las autoridades abrieron cientos de refugios para evacuar a las víctimas y se vieron obligadas a cerrar el único aeropuerto internacional de la región de Sylhet, donde al menos cuatro millones de personas se vieron afectadas, según informó a Efe el jefe administrativo del distrito, Muhammad Mosharraf Hossain.

El distrito de Sunamganj perdió toda conexión con el resto del país después de que todas las carreteras quedaran sumergidas y más de dos millones de personas perdieran el acceso a la red eléctrica desde la madrugada.

“Nuestra comunicación con Sunamganj colapsó por completo. El sistema de suministro de energía también falló ya que ambas subestaciones de energía están inundadas”, dijo a Efe el comisionado adjunto de Sunamganj, Debojit Singha.

“Casi el 95 % de los habitantes del distrito han resultado afectados. No hemos visto inundaciones de esta magnitud en esta área en los últimos 20 o 22 años”, añadió.

No obstante, Singha precisó que no habían recibido noticias de ningún fallecimiento.

Estas inundaciones fueron consecuencia del exceso de lluvia que se registró en la parte alta de los ríos a su paso por la India, explicó a Efe el jefe del Centro de Pronóstico y Alerta de Inundaciones, Arifuzzaman Bhuiyan.

Además, advirtió que es poco probable que la situación mejore en los próximos días puesto que no hay señales de que la lluvia vaya a amainar.

Ubicado en el gigantesco delta del Ganges, con poca elevación sobre el nivel del mar y con una quinta parte de su territorio surcado por ríos y afluentes, Bangladesh acostumbra a ser pasto de inundaciones cada año entre mayo y septiembre cuando llegan las lluvias monzónicas, que suelen causar centenares de muertos y millones de afectados.

El último de estos episodios tuvo lugar el pasado mes de mayo, cuando al menos 74 personas murieron y millones se vieron afectadas por las fuertes lluvias que azotaron el norte y el este de la India y Bangladesh.