El gobernador de Antioquia, Luis Fernando Suárez, visitó este lunes ese municipio para liderar un consejo de seguridad en el que participaron las autoridades locales, la Policía y el Ejército.

REDACCIÓN.- Al menos ocho personas murieron en dos masacres perpetradas en las últimas horas en el departamento de Antioquia, en el noroeste de Colombia, según informaron este lunes las autoridades, que investigan lo ocurrido.

La primera de ellas sucedió el domingo por la noche en el municipio de Andes, donde fueron asesinadas cinco personas, una más resultó herida y hay otra desaparecida por un ataque perpetrado por desconocidos en una zona rural conocida como La Chaparrala.

"Denunciamos una masacre en una zona rural (...) donde son asesinadas cinco personas. Que sea la oportunidad para hacerle un llamado al Gobierno Nacional para que mire a este territorio que tiene un fenómeno de violencia estructural", afirmó el personero de Andes, Duván Alberto Graciano.

El gobernador de Antioquia, Luis Fernando Suárez, visitó este lunes ese municipio para liderar un consejo de seguridad en el que participaron las autoridades locales, la Policía y el Ejército.

"De manera enfática debo decir que no hemos hecho lo suficiente y debemos doblegar esfuerzos y capacidades institucionales en pro de evitar o prevenir situaciones futuras como la que sucedió ayer en el municipio de Andes", expresó el funcionario.

La Gobernación de Antioquia ofreció una recompensa de hasta 100 millones de pesos (unos 27.000 dólares) por información que permita identificar a los autores de la matanza.

Según el Instituto de Desarrollo de la Paz (Indepaz), en la zona hay presencia de narcotraficantes y Andes es un corredor por el que pasa droga que sale de Colombia por el departamento del Chocó, fronterizo con Panamá, hacia Centroamérica por el océano Pacífico.

Por otra parte, el subcomandante de la Policía de Antioquia, coronel Ever Gómez, confirmó que fueron asesinadas en el municipio de Sonsón otras tres personas, una de las cuales era una niña de 13 años.

"Hombres ingresaron a una vivienda y atacaron con armas de fuego a las personas que se encontraban en la misma", dijo el oficial, que detalló que dos de las víctimas, entre ellas la niña, murieron en el hospital al que fueron trasladados tras el tiroteo.

El gobernador Suárez aseguró que la fuerza pública "también está al frente de los hechos de violencia en Sonsón" y que a la zona se desplazó el coronel Gómez para "acompañar reunión de seguridad que tendrá lugar esta tarde".

Indepaz señala que en ese municipio operan grupos de narcotraficantes así como las paramilitares Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), también conocidas como Clan del Golfo y principal banda criminal del país.

Según esa organización social, en Colombia han sido perpetradas 32 masacres en lo que va corrido del 2021.

La situación es muy grave en algunas regiones como el Chocó, en cuya capital, Quibdó, también fueron asesinados a machetazos tres niños la semana pasada.

El defensor del Pueblo, Carlos Camargo, lamentó la "pérdida de dos niños de 17 y 12 años en Quibdó, Chocó", así como de uno de 11 años que fue trasladado al hospital, donde le amputaron una mano para tratar de mantenerlo vivo pero no sobrevivió.

Y es que en esa ciudad, el 18 de abril un tiroteo dejó varios impactos de bala en la sala de cuidados intensivos del hospital principal, una muestra de a violencia que imponen la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Clan del Golfo y el grupo narco local "Fuerzas Armadas Mexicanas".

Por los asesinatos, amenazas, extorsiones y atentados de las últimas semanas contra civiles, comerciantes y policías, Quibdó prepara manifestaciones pacíficas para denunciar la incapacidad de las autoridades para controlar una guerra en la que las armas casi siempre son disparadas por jóvenes y menores de edad.