La semana pasada, a unos pocos kilómetros de la aldea de Kabric, las ADF embistieron un convoy del ejército y de la Misión de las Naciones Unidas en la RDC (MONUSCO) y secuestraron a cuatro personas.

Kinshasa.- Las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) asesinaron anoche al menos a siete civiles durante una incursión armada en la provincia de Ituri, al noreste de la República Democrática del Congo (DRC), dijo hoy a Efe un representante de la sociedad civil.

El ataque ocurrió después del atardecer y en la aldea de Kabric, cuando la mayoría de sus habitantes estaba durmiendo o descansando en sus hogares, según explicó el presidente de la sociedad civil de la provincia de Ituri, Jean-Bosco Lalo.

“Además de matar a siete aldeanos, los rebeldes también incendiaron la mayoría de las casas, robaron algunos objetos y hubo varios heridos”, dijo Lalo durante una conversación telefónica con Efe.

Lalo advirtió que el número de muertos podría aumentar durante las próximas horas ya que las autoridades todavía no han cerrado sus investigaciones.

Durante meses, esta región congoleña ha sido testigo de un sinnúmero de ofensivas armadas a manos de milicias como las ADF o la Cooperativa por el Desarrollo del Congo (CODECO), dejando decenas de muertos y personas secuestradas.

La semana pasada, a unos pocos kilómetros de la aldea de Kabric, las ADF embistieron un convoy del ejército y de la Misión de las Naciones Unidas en la RDC (MONUSCO) y secuestraron a cuatro personas.

Las ADF empezaron su campaña violenta en 1996 en el oeste de Uganda como respuesta al régimen del presidente ugandés, Yoweri Museveni -al que acusaban de ir en contra de los musulmanes-, hasta que el Ejército forzó su repliegue a la frontera con la RDC.

Aunque algunos investigadores han relacionado a este grupo armado con la organización yihadista Estado Islámico (EI), su programa es difuso.

El pasado 15 de agosto, el presidente de la RDC, Félix Tshisekedi dio autorización a las fuerzas especiales de Estados Unidos para ayudar al Ejército congoleño a combatir a las ADF, grupo considerado “terrorista” por Washington.

Como respuesta a la violencia, Ituri y su provincia vecina, Kivu del Norte, se encuentran en estado de sitio y bajo administración militar desde el pasado 6 de mayo.

Según los últimos datos publicados por la herramienta de seguimiento de seguridad Kivu Security Tracker, las ADF han causado desde 2017 unas 1.880 víctimas por "muerte violenta" en más de 340 ataques, pero otras organizaciones les atribuyen miles de muertos.

Las provincias de Kivu del Norte, Kivu del Sur e Ituri sufrieron especialmente la Primera y Segunda Guerra del Congo (1996-2003) y la población civil sigue siendo víctima de numerosos grupos armados que actualmente masacran a civiles y destruyen sus hogares.

Esas zonas orientales continúan sumidas en un conflicto alimentado por milicias rebeldes y los ataques de soldados del Ejército, pese a la presencia de la MONUSCO.