Para las personas no vacunadas, el límite es de dos invitados como máximo, dijo Scholz en una conferencia de prensa.

REDACCIÓN.- En Alemania Las fiestas de Nochevieja y reuniones navideñas quedan limitadas a 10 personas, al igual que el  público en los grandes eventos deportivos, dichas medidas iniciarán el  28 de diciembre, con el objetivo de frenar el avance de la variante ómicron del COVID-19.

"No es el momento de celebrar fiestas y veladas amistosas con mucha gente", dijo el canciller Olaf Scholz después de hablar con los líderes de las 16 regiones del país, asegurando que "la quinta ola ya está en marcha".

Las medidas, que rigen incluso para las personas vacunadas y quienes se han recuperado del covid-19, entran en vigor a partir del 28 de diciembre para todas las reuniones privadas.

Para las personas no vacunadas, el límite es de dos invitados como máximo, dijo Scholz en una conferencia de prensa.

Los clubes y discotecas también cerrarán en todo el país. Estos locales ya están clausurados en algunas regiones especialmente afectadas por la pandemia, como Baviera.

Todas las competiciones deportivas, especialmente los partidos de fútbol, se celebrarán a partir de ahora a puerta cerrada, lo que debería aplicarse a la Bundesliga cuando se reanude el campeonato alemán el 7 de enero.

"El número de infecciones aumentará masivamente en las próximas semanas, debemos prepararnos desde ahora", subrayó, y llamó a los alemanes a asumir su "responsabilidad individual" de cumplir las nuevas restricciones.

El canciller recomendó hacerse pruebas antes de reunirse con otras personas para las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

A diferencia de la vecina Holanda, Alemania no contempla cerrar comercios no esenciales, cines o restaurantes.

La mayor economía de Europa se ha visto afectada por un virulento rebrote del coronavirus desde principios de otoño.

El número de nuevos casos ha disminuido ligeramente desde el regreso de muchas restricciones, pero el nivel de infección sigue siendo alto.

El martes se reportaron casi 24.000 casos en 24 horas, mientras que el sábado llegó a casi 43.000. Alemania ya ha endurecido las restricciones en varias ocasiones, especialmente para el 30% de su población que no está vacunada.