"Estuvimos al borde de la quiebra, pero Costa Rica fue capaz de tomar una decisión valiente, un cambio difícil pero necesario", afirmó el presidente.

SAN JOSÉ.- El presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, aseguró este jueves en su primer informe anual de labores ante el Congreso, que Costa Rica estuvo "al borde de la quiebra", pero que el país logró resolver el problema con una reforma tributaria.

"Estuvimos al borde de la quiebra, pero Costa Rica fue capaz de tomar una decisión valiente, un cambio difícil pero necesario", afirmó el presidente.

Alvarado agradeció a los diputados y a otros actores por el apoyo que le dieron a la reforma fiscal, la cual fue aprobada en diciembre pasado en medio de una extensa huelga de sindicatos que se oponían a la iniciativa porque consideran que empobrecerá a la mayoría de la población.