LIMA.- La Cepal cerró hoy su Conferencia Regional sobre Desarrollo Social con el reconocimiento de que la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las ONU 'constituye un plan de acción universal integrador' basado en la dimensión económica, social y ambiental.

Los Estados miembros de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) analizaron en los últimos tres días en Lima la lucha contra la pobreza y los esfuerzos por la inclusión social y coincidieron en la necesidad de establecer un mecanismo multidimensional de medición de la pobreza.

Al término de la cita, en la que participaron ministros, autoridades, funcionarios internacionales y representantes de la sociedad civil, emitieron una resolución que también solicitó a la Cepal y al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) que "continúen promoviendo el intercambio de experiencias para el desarrollo de políticas sociales teniendo en cuenta la institucionalidad generada en estos países".

El documento también acogió "con beneplácito" el documento "Desarrollo social inclusivo: una nueva generación de políticas para superar la pobreza y la desigualdad en América Latina y el Caribe", que reconoció el "espacio inédito" que ganó la inclusión social en la agenda pública regional en la última década, aunque también señaló que aún "queda mucho camino por recorrer".

En la cita de Lima se decidió, además, establecer una mesa directiva de la Conferencia Regional, presidida por Perú e integrada por Colombia, Ecuador, Haití, Panamá, Paraguay y República Dominicana.

Esa mesa directiva se reunirá por primera vez el próximo año en República Dominicana, mientras que la segunda Conferencia Regional sobre Desarrollo Social se celebrará en 2017 en Uruguay.

Durante la clausura de la reunión, la secretaria ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcena, afirmó que se estableció "un hito" al constituirse una alianza entre su organismo y el PNUD con el objetivo de analizar las formas de apoyar a América Latina en la aplicación de la Agenda 2030.