REDACCIÓN.- Un anciano de 80 años que caminaba en lo que parece ser un estacionamiento, fue tragado repentinamente por la tierra, en un hueco que se abrió a su paso.

Afortunadamente, el hombre logró ser rescatado con rapidez por unos transeúntes que vieron el accidente, reseñó New York Post.