Adicionalmente, los medios locales reportaron que después de que se llevara a cabo el juicio, tres mujeres más, quienes habían sido tratadas por Bezerra anteriormente, llegaron al juzgado para presentar sus acusaciones.

REDACCIÓN INTERNACIONAL.- El pasado 10 de julio, Giovanni Quintella Bezerra, un médico anestesista, de 32 años, fue arrestado después de haber sido sorprendido abusando sexualmente de una paciente embarazada. Por sus antecedentes y los hechos de este caso, se teme que el profesional haya cometido agresiones similares contra otras cinco mujeres.

Según reportó el medio local ‘Globo’, la captura sucedió en el Hospital de la Mujer de Vilar dos Teles, en el municipio brasileño de São João Meriti.

Desde hacía unos meses, un grupo de enfermeras sospechaban de que el funcionario estaba cometiendo agresiones sexuales, por lo que decidieron vigilarlo y grabarlo un día que estaba realizando sus labores habituales.

Un celular escondido que habían dejado las enfermeras en una sala de cirugía captó en video cómo el médico abusó sexualmente de una paciente en medio de un parto, mientras estaba sedada porque le iba a practicar una cesárea.

El material probatorio fue entregado a las autoridades y, posteriormente, se realizó la captura del presunto agresor. Según las declaraciones de la Delegacia Especializada no Atendimento à Mulher (Deam) de São João de Meriti, el funcionario le estaba aplicando más anestesia de la que debía a las pacientes, lo que fue el detonante de la sospecha.

La primera audiencia del anestesista tuvo lugar el pasado martes y el juez ordenó detención preventiva indefinida mientras se investiga a profundidad el caso. Ahora, el señalado permanece en la cárcel de máxima seguridad de Bangu, Río de Janeiro, Brasil.

Adicionalmente, las enfermeras aseguraron que antes de que Bezerra atendiera a la mujer que abusó había estado en la sala de cirugía con otras dos pacientes y, aunque no pudieron grabar dichos procedimientos, se especula que también fueron agredidas.

Las enfermeras aseguraron que el profesional de la salud había presentado una conducta repetida y extraña desde hacía un buen tiempo: solía ubicarse al lado de la cabeza de las pacientes cuando se realizaban cesáreas y colocaba su bata cubriendo del cuello para arriba de las mujeres, de tal manera que los otros doctores no pudiesen ver lo que estaba haciendo.

Durante el procedimiento, las funcionarias observaban que Bezerra movía constantemente la cabeza de las pacientes y, después de un tiempo, les limpiaba la boca con una gaza. De esta manera lograba abusar oralmente de ellas sin que el resto de equipo de cirujanos se diera cuenta.

Luego de que la noticia de su arresto saliera a la luz, la víctima manifestó que no había notado que estaba siendo violada debido a que estaba muy sedada. Recuerda ese momento, pero pensó que simplemente estaba alucinando por los efectos de la anestesia.

Adicionalmente, los medios locales reportaron que después de que se llevara a cabo el juicio, tres mujeres más, quienes habían sido tratadas por Bezerra anteriormente, llegaron al juzgado para presentar sus acusaciones. Siendo así, el anestesista habría cometido, en total, seis agresiones sexuales.

Ahora, teniendo en cuenta la información brindada por las otras presuntas víctimas y las declaraciones de las enfermeras, el juez encargado está llevando a cabo las investigaciones pertinentes para determinar cuál será la condena definitiva del profesional de la salud.