Todavía está por determinar si es el aparato que registra las voces en la cabina de mando o la información técnica del vuelo.

Pekín.- Los equipos de búsqueda han recuperado una de las cajas negras del avión de China Eastern que se estrelló el lunes en el sur del país con 132 personas a bordo, informaron hoy medios estatales.

La caja está gravemente dañada, según trabajadores de los grupos de rescate citados por la agencia oficial Xinhua, y todavía está por determinar si es el aparato que registra las voces en la cabina de mando o la información técnica del vuelo.

El aparato, un Boeing 737-800, realizaba el trayecto entre las ciudades de Kunming (suroeste) y Cantón (sureste) y despegó a las 13.15 hora local (05.15 GMT) del lunes antes de precipitarse rápidamente a tierra en la región de Guangxi a las 14.38 hora local (06.38 GMT) de ese mismo día.

Cuarenta y ocho horas después del siniestro las autoridades aún no han informado del hallazgo de supervivientes, mientras prosiguen, entorpecidas a momentos por la lluvia, las labores de rescate en la escarpada zona en la que se precipitó la aeronave.

Un representante de China Eastern citado por el diario Global Times explicó que el avión, en servicio desde junio de 2015, había pasado todas las revisiones que establece la normativa y que su estado técnico era "estable y normal" durante el despegue.

Dijo además que la decisión de la aerolínea de dejar en tierra toda su flota de Boeing 737-800 cancelando así cientos de vuelos no significa que el modelo presente "riesgos de seguridad potenciales", sino que se trata de una respuesta de emergencia después de un accidente de gran magnitud.

La decisión de China Eastern fue replicada también por otras aerolíneas chinas como Shanghai Airlines y China United Airlines.

La compañía, la segunda mayor del país por número de pasajeros, también ha informado de que ninguno de los nueve miembros de la tripulación tenía problemas de salud.

La Administración de Aviación Civil de China (CACC) ha anunciado una investigación del sector aéreo nacional que se prolongará durante dos semanas "para garantizar la seguridad absoluta" en las operaciones del sector.

UNA AGUJA EN UN PAJAR

El avión se estrelló a unos 25 kilómetros al suroeste de la localidad de Wuzhou, en una zona remota que ha supuesto un desafío para los trabajos de rescate.

Pese a las más de 2.000 personas sobre el terreno colaborando en las tareas, "el lugar donde se estrelló el avión es una zona forestal montañosa que complica cualquier búsqueda", explicó un experto citado por Xinhua.

Según declaraciones de los testigos y algunos vídeos que circulan en medios chinos, el avión cayó en picado contra las montañas de Guangxi.

Las condiciones meteorológicas también han afectado a las labores de rescate: en la mañana del miércoles, la lluvia en la zona provocó la suspensión temporal de las tareas y la televisión estatal informó incluso de riesgo de pequeños corrimientos de tierra en la zona como consecuencia de las precipitaciones.

En cualquier caso, el paso del tiempo y la violencia del impacto del avión -un lugareño describió a Xinhua haber visto un "gran agujero" en el lugar del impacto, a cuyo alrededor había "árboles derribados en un radio de 12 metros"- hacen que se vayan desvaneciendo las esperanzas de encontrar supervivientes.

INVESTIGACIÓN DEL SECTOR AÉREO

La CACC anunció este martes una investigación que se prolongará durante dos semanas y que incluirá comprobaciones en puntos de control aéreo, aerolíneas y escuelas de formación de pilotos "para garantizar la seguridad absoluta" en las operaciones del sector aéreo del país.

El organismo pidió precaución para "detectar riesgos ocultos" y "tomar medidas" para reforzar la investigación de "peligros potenciales" en aspectos como el mantenimiento de las aeronaves, la formación de pilotos o las condiciones meteorológicas durante los vuelos.

Las autoridades de la aviación de China todavía desconocen las razones del suceso, que rompió una racha de casi 12 años sin grandes accidentes aéreos en el país asiático.

"Los controladores aéreos trataron de ponerse en contacto con la tripulación en numerosas ocasiones, pero no recibieron respuesta", declaró Zhu, que añadió que las autoridades "todavía no tienen una pista clara acerca de qué ocurrió" y que "se están investigando a fondo varios factores como la meteorología, el control aéreo y el mantenimiento, el diseño y la manufactura de la nave".

Medios oficiales chinos, los únicos a los que se les ha permitido acceder a la zona para cubrir el accidente, dijeron también que las condiciones meteorológicas eran normales en el momento del accidente, de acuerdo a un funcionario.

Según el portal de seguimiento de vuelos FlightRadar24, el aeroplano descendió casi 8.000 metros en menos de tres minutos por razones todavía desconocidas.

China Eastern, la segunda mayor aerolínea del país por número de pasajeros, ordenó el lunes que todos sus aparatos Boeing 737-800, el modelo del avión estrellado, permaneciesen en tierra tras el accidente hasta que se tengan más datos sobre lo ocurrido.

SIN RASTRO DE SUPERVIVIENTES

Sun Shiying, representante de China Eastern, aseguró que la aerolínea pudo ponerse en contacto con familiares de las 132 personas que iban a bordo en las 24 horas posteriores al suceso.

Varios de ellos han acudido a Wuzhou, la localidad donde tuvo lugar el accidente.

Los medios estatales también han mostrado imágenes de los efectos personales de los pasajeros hallados en las inmediaciones del lugar del impacto, entre los que se encuentra ropa, dinero, documentos personales e incluso billetes de tren en las carteras de los viajeros.

Además de objetos personales en la zona, se han localizado restos de la propia aeronave: "Hay piezas del ala del avión, algunas de entre dos y tres metros. También hay escombros y restos, algunos de los cuales son probablemente piezas de ropa", describió un trabajador a Xinhua.

Entre los tripulantes no había ningún ciudadano extranjero, según declaraciones de la aerolínea recogidas por medios estatales.