El incendio en Bautzen se produce una semana después de que el pasado 20 de octubre un hotel que alojaba a refugiados ucranianos en la localidad de Groß Strömkendorf.

Berlín.- Un hotel que iba a albergar a refugiados ucranianos en la localidad alemana de Bautzen (este) ha sido objeto la noche pasada de lo que las autoridades están investigando como un posible ataque incendiario.

Según informó la Agencia Regional de la Policía Criminal, unos desconocidos rompieron varias ventanas del hotel y poco después comenzó un incendio, aunque los cuatro trabajadores que pernoctaban en él no resultaron heridos.

El Centro Policial para la Lucha contra el Terrorismo y el Extremismo del "Land" de Sajonia (este) ha asumido las investigaciones, según los medios alemanes, ante la posibilidad de que el presunto ataque tenga una motivación xenófoba.

"Incendiar inmuebles porque no se quiere tener cerca a refugiados es profundamente primitivo y habla de desprecio por la humanidad", afirmó el ministro del Interior de Sajonia, Armin Schuster, en declaraciones citadas por el semanario "Spiegel".

Estaba previsto que en los próximos días fueran alojados en el hotel unos 200 refugiados procedentes de Ucrania.

El pasado martes, un grupo de simpatizantes del partido ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD) se congregaron ante el inmueble para protestar contra la llegada de refugiados y, según medios locales, formularon amenazas de que "resolverían" el problema por su cuenta.

La localidad de Bautzen es conocida por su actividad ultraderechista y el mismo hotel ya fue objeto de un ataque con cócteles molotov en diciembre 2016, mientras que otro centro de refugiados en la misma población fue incendiado meses antes.

Ese año, que siguió a la llegada a Alemania de varios cientos de miles de solicitantes de asilo, en su mayoría procedentes de Oriente próximo, las autoridades alemanas contabilizaron un total de 78 ataques incendiarios contra centros de refugiados.

El incendio en Bautzen se produce una semana después de que el pasado 20 de octubre un hotel que alojaba a refugiados ucranianos en la localidad de Groß Strömkendorf, al norte de Alemania, fuera pasto de las llamas.

Los 14 residentes y los tres empleados pudieron ser evacuados sin sufrir daños.

La investigación del suceso todavía no ha concluido, pero las autoridades parten de que cuenta con un trasfondo político, puesto que en los días anteriores al incendio aparecieron en la entrada grafitis con simbología nazi.