Las investigaciones, iniciadas en noviembre de 2017, se iniciaron con los posibles vínculos criminales del empresario del sector vinícola Ottavio Lo Cricchio con un miembro de la familia mafiosa Vitale, Michele Vitale.

Roma.- Las fuerzas de seguridad italianas ordenaron hoy, en una operación que ha logrado desmantelar un poderoso grupo mafioso, el arresto de 81 sospechosos, además de cuatro investigados sujetos a obligación de permanecer en el municipio y de presentarse ante la policía, informaron los carabineros de Palermo (Sicilia, sur de Italia).

Los 85 investigados en la operación "Gordio", vinculados al grupo mafioso de Partinico (Sicilia), son acusados de diversos cargos de los delitos de asociación mafiosa, asociación para el tráfico de drogas, así como delitos relacionados con armas, drogas, extorsión y corrupción.

La operación, coordinada por la Dirección de Distrito Antimafia (DDA) y que actuó simultáneamente en las provincias de Palermo, Latina, Trapani, Nápoles, Roma y Nuoro, permitió el desmantelamiento del grupo mafioso de Partinico, compuesto por cinco organizaciones criminales.

Las investigaciones, iniciadas en noviembre de 2017, se iniciaron con los posibles vínculos criminales del empresario del sector vinícola Ottavio Lo Cricchio con un miembro de la familia mafiosa Vitale, Michele Vitale.

La reconstrucción de los hechos permitió destapar la implicación de otros tres miembros de la familia: Giuseppa Vitale, conocida como "Giussy" y colaboradora de la justicia; su hermana Antonina Vitale y su hijo, Michele Casarrubia.

En noviembre de 2018, Casarrubia se dirigió a Roma para la adquisición de una importante cantidad de cocaína con un miembro de un clan mafioso romano, Consiglio Di Guglielmi, en cuyo encuentro, grabado, participó la entonces colaboradora de justicia Giuseppa Vitale.

La grabación evidenció la ayuda de "Giussy" al tráfico de estupefacientes y según la autoridad judiciaria, dejó "absolutamente claro como la mujer no se separó del ambiente criminal en general y de la Cosa Nostra de Partinico en particular".

Entre las cinco organizaciones identificadas, se encuentra una liderada por Michele Vitale, otra por Michele Casarrubia y su madre Antonina Vitale, otra por Nicola Lombardo y Nunzio Cassarà, otra por los hermanos Primavera, Maurizio y Antonino, y finalmente una por los hermanos Guida, Gioacchino y Raffaele, así como por Massimo Ferrara y Angelo Cucinella.

El juez de instrucción señaló en el auto que de esta operación emerge "una alarmante balcanización de los escenarios criminales en Partinico" que permite "presagiar escenarios futuros de nuevas y tal vez inminentes guerras de mafia en la provincia de Palermo, históricamente conocida como una de las más activas en el ámbito criminal del tráfico de drogas".

Entre los investigados hay también un agente de la policía penitenciaria de una cárcel de Palermo, acusado de corrupción agravada, por favorecer la comunicación con el exterior del mafioso Francesco Nania, arrestado por asociación mafiosa en febrero de 2018.