El Gobierno belga anunció ya el lunes que la situación está estabilizada y que muchas de las zonas son ya accesibles.

BRUSELAS.- Las inundaciones de la semana pasada en Valonia, la región del sur de Bélgica, han dejado 37 muertos y aun a 6 personas por identificar, según el último informe oficial hecho público este jueves.

Una semana después de que se iniciaran las fuertes tormentas, continúan las labores de identificación de las víctimas, así como los trabajos de reconstrucción en las zonas afectadas, principalmente la región de Lieja, aun con problemas de electricidad.

El Gobierno belga anunció ya el lunes que la situación está estabilizada y que muchas de las zonas son ya accesibles. Ese día se empezaron a restablecer los servicios ferroviarios.

No obstante, las autoridades siguen recomendando que no se viaje a las regiones que sufrieron las inundaciones.

Tras siete días, continúan los problemas de infraestructuras, por ejemplo en las redes de telefonía fija y móvil, que según las distintas empresas que operan en Bélgica no podrán restablecerse por completo en la región de Valonia hasta el final de la semana que viene.

Este próximo fin de semana hay previstas nuevas tormentas, aunque las autoridades de momento no han activado nuevos niveles de alerta.

Además de a Bélgica, las inundaciones también han afectado a Luxemburgo, Países Bajos y, sobre todo, Alemania, donde el desastre natural ha dejado más víctimas mortales.