BRUSELAS.- La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, mostró hoy su 'preocupación' por las condenas a priori 'desproporcionadas' impuestas a un grupo de opositores rusos por participar en desórdenes masivos en la plaza Bolótnaya de Moscú la víspera de la investidura del presidente ruso, Vladímir Putin.

"La alta representante está preocupada por el veredicto de culpabilidad y las condenas de prisión dictadas hoy por el Tribunal de Distrito de Moscú Zamoskvoretsky contra siete de los ocho acusados involucrados en los acontecimientos de la plaza Bolotnaya del 6 de mayo de 2012", explicó su portavoz en un comunicado.

La Justicia rusa condenó hoy a distintas penas de prisión, de hasta cuatro años, a siete de los ocho opositores declarados culpables de participar en los enfrentamientos con la policía tras una manifestación antigubernamental.

Ashton consideró que los cargos y las sentencias impuestas "parecen desproporcionadas respecto a la naturaleza de los hechos y los delitos de los que se les acusa".

Además, afirmó que a la vista del resultado del juicio contra los opositores de la plaza Bolótnaya y "dadas las deficiencias de procedimiento y la larga detención preventiva, se pone en cuestión, una vez más, la situación del estado de Derecho" en Rusia.

La jefa de la diplomacia comunitaria se mostró también preocupada por "el impacto de este tipo de juicios sobre el ejercicio de la libertad de expresión y de reunión en Rusia".

Por ello, la alta representante comunitaria señaló que espera que las sentencias se reconsideren en el proceso de apelación y pidió a Rusia que respete sus compromisos internacionales respecto a los derechos humanos.

La lectura de las sentencias fue acompañada por las detenciones de al menos dos centenares de activistas que se reunieron en apoyo de los sentenciados ante la sede del Tribunal Zamoskvoretski, acordonado por más de una veintena de furgonetas policiales.

"La detención de decenas de personas que se habían congregado frente al tribunal para escuchar el veredicto es una fuente adicional de preocupación", recalcó Ashton.

Entre estos activistas detenidos se encuentra Alexéi Navalni, uno de los líderes de la oposición no parlamentaria, quien salió el pasado 16 de octubre en libertad condicional, tras ser suspendida su pena a cinco años de cárcel por un presunto robo de madera.

Además, fueron detenidas dos integrantes del grupo Pussy Riot, Nadezhda Tolokónnikova y María Aliójina, que habían cumplido penas de casi dos años de prisión por escenificar una plegaria antigubernamental en la mayor catedral rusa