Manifestantes en Barcelona han atacado una comisaria policial de la Guardia Urbana, varias entidades bancarias, un hotel y numerosos establecimientos, que han sido saqueados e incendiados, al término de una movilización para pedir la libertad del rapero encarcelado Pablo Hasel.

BARCELONA.-Manifestantes en Barcelona han atacado una comisaria policial de la Guardia Urbana, varias entidades bancarias, un hotel y numerosos establecimientos, que han sido saqueados e incendiados, al término de una movilización para pedir la libertad del rapero encarcelado Pablo Hasel.


Al menos tres personas han sido detenidas por los Mossos d'Esquadra, en los altercados registrados, según informa este cuerpo policial catalán, en el transcurso de estos disturbios han sido detenidas tres personas, una de ellas en la plaza Catalunya por atentado contra un agente de la autoridad.


Entre los incidentes mas graves, se ha registrado un ataque a la comisaria policial, situada al final de la céntrica Rambla de Barcelona, en la que decenas de jóvenes causaron daños e incluso lanzaron artefactos incendiarios.


Los asaltantes han vandalizado dos furgonetas del cuerpo que estaban aparcadas ante la comisaría, en las que han hecho pintadas y a las que han prendido fuego. Mientra, En la Rambla, grupos de alborotadores han lanzado bengalas, petardos y otros objetos incendiarios a la línea policial que intentaba dispersarlos.


Según la información policial, más de media docena de oficinas bancarias atacadas, un hotel y un concesionario de coches rociados con líquidos inflamables y diversas tiendas saqueadas se suman al balance de los graves incidentes que se han registrado esta noche al final de la manifestación convocada en Barcelona.


La manifestación reclamaba la libertad del rapero Pablo Hasel, pero también la regulación de los precios del alquiler, la derogación de "la ley mordaza", de los antidisturbios o la reforma laboral, entre otras reivindicaciones.


Hasel fue condenado a 9 meses de cárcel por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la monarquía, pese a que siempre ha defendido que se amparaba en la libertad de expresión, y, desde su entrada en prisión, se han producido casi a diario movilizaciones pidiendo su libertad y enfrentamientos violentos con la policía.


La manifestación de hoy transcurrió en su mayor parte de modo pacífico, pero a su término comenzaron a registrarse algunos incidentes en la céntrica Rambla y sus inmediaciones por parte de grupos minoritarios que apedrearon tres oficinas bancarias rompiendo los cristales, realizaron pintadas y provocaron fuego en una de ellas.


También han cruzado varios contenedores en la vía y han quemado alguno de ellos al final de la Rambla.


La protesta ha sido convocada por fuerzas independentistas y, a diferencia de los manifestaciones de los últimos días, centradas en pedir la libertad de Hasel, en esta ocasión se han sumado otras reivindicaciones sociales y de carácter independentista, que reclamaban la "amnistía total, la disolución de los antidisturbios, autodeterminación y pan, techo y trabajo".


En otras ciudades catalanas, como Girona, Tarragona, Lleida o Vic también ha habido manifestaciones, aunque han sido minoritarias.