WASHINGTON.- El ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, dijo hoy que el atentado del martes contra un supermercado de Quibdó, en el departamento del Chocó (noroeste), donde murieron al menos cuatro civiles, es muestra del 'absurdo' en el que caen las FARC, grupo sospechoso de haber cometido el ataque.

Pinzón confirmó que el director de la Policía colombiana, el general Rodolfo Palomino, le informó sobre la hipótesis de que la bomba colocada el martes en un supermercado de la ciudad es obra del Frente 34 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

"Esto hace notar lo absurdo que ocurre con esa organización terrorista. Mientras huyen de la acción de la Fuerza Pública no tienen más remedio que atentar contra población civil", indicó Pinzón en rueda de prensa en Washington, donde se encuentra para una visita de tres días.

"Esto merece denuncia internacional y que se señale por parte de organismos internacionales", indicó Pinzón, que calificó el atentado con el explosivo amonal como una "acción indiscriminada".

Pinzón dijo que la intención de la Fuerza Pública es siempre anticiparse a estos atentados, "pero lamentablemente cuando el terrorismo se da lo importante es actuar y capturar a los implicados en esa situación".

El director de la Policía colombiana reconoció este miércoles, no obstante, que grupos de la banda criminal de Los Urabeños -integrada por exparamilitares y la principal de las que surgieron tras su desmovilización- se dedica a la extorsión en este departamento colombiano y también podría haber cometido el ataque.

El comandante de la Policía en el Chocó, el coronel Rafael Vanegas, aseguró al diario El Colombiano que el propietario del supermercado, Nabor Giraldo, "nunca comunicó que tuviera amenazas o lo estuvieran extorsionando"