Italia ha inoculado ya 93 millones de dosis y casi 47 millones de personas han recibido al menos una, mientras que 45,6 millones han completado la pauta, el equivalente al 84,43 % de la población de más de 12 años.

Roma.- Italia registró 98 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días, frente a los 78 de la semana anterior, unos datos que demuestran la tendencia alcista de las infecciones, si bien el Gobierno no se plantea por el momento nuevas restricciones para controlar el virus.

El Instituto Superior de Sanidad (ISS) de Italia indicó hoy que la propagación del virus está impactando también a nivel hospitalario, pues la ocupación en cuidados intensivos fue de 5,3 % entre el 12 y el 18 de noviembre, frente al 4,4 % de una semana antes, y la de los ingresos en planta se situó en el 7,1 %, frente al 6,1 % anterior.

Además, el ISS alertó de que el índice medio de velocidad de transmisión del virus Rt calculado sobre los casos sintomáticos superó el 1, que es el umbral considerado como de bajo riesgo, y fue de 1,21 entre el 27 de octubre y el 9 de noviembre.

De forma paralela, se ha detectado el primer caso de variante Delta plus de COVID-19, considerada particularmente agresiva, en Cerdeña, un hombre, de 44 años, que se encuentra bien y que había completado el ciclo de vacunación, lo que redujo los efectos del virus, según los medios locales.

El aumento de casos se produce también por el elevado número de personas sin vacunar y que en Italia alcanza el 15 % de la población de más de 12 años, dijo hoy la ministra de Asuntos Regionales, Mariastella Gelmini.

La ministra explicó que el Gobierno y las autoridades sanitarias siguen con atención la evolución del virus, pero que "por el momento no se plantean nuevas restricciones".

Sin embargo, matizó que si la situación empeora será necesario estudiar "en serio la propuesta de las autoridades regionales" que han pedido que se introduzcan mayores restricciones para los no vacunados.

Italia ha inoculado ya 93 millones de dosis y casi 47 millones de personas han recibido al menos una, mientras que 45,6 millones han completado la pauta, el equivalente al 84,43 % de la población de más de 12 años.

Desde febrero de 2020, se han detectado en el país 4,8 millones de casos de coronavirus y 133.034 personas han fallecido.

En Italia existe la limitación del uso de la mascarilla en espacios cerrados y la obligación de mostrar en el ocio o el trabajo el certificado sanitario, que atestigua la vacunación, la negatividad o haber pasado la enfermedad.

Todas las regiones del país están catalogadas como "zona blanca", la más laxa de las cuatro de un sistema de colores que determina el grado de restricción en base al dato de contagios y hospitalización, del blanco hasta el rojo, que implica el confinamiento.