"Continuamos monitoreando la situación a medida que se desarrolla para tomar decisiones en tiempo real y ajustaremos las operaciones según sea necesario".

REDACCIÓN INTERNACIONAL.-Autoridades de Texas han denunciado que presuntos miembros de un cártel mexicano, involucrados en el tráfico de personas, se han burlado de la Guardia Nacional y la Patrulla Fronteriza en la frontera con México, mostrando unas AK-47 que portaban.

"Se pararon en medio del río y luego blandieron sus armas y se burlaron de la Guardia Nacional, que está al otro lado, del lado estadounidense", dijo el portavoz del Departamento de Seguridad Pública (DPS, por sus siglas en inglés) de Texas, el teniente Christopher Olivarez, citado por Washington Examiner.

Olivarez señaló que, además de las armas de alta potencia, los presuntos narcos vestían con chalecos militares tácticos.

Los hechos ocurrieron la semana pasada. De acuerdo con el funcionario, los miembros de este cartel, de manera clandestina, cruzaron el río Grande hacia EE.UU. para trasladar a un grupo de personas; luego regresaron "y sacaron sus armas".

Los hombres no llegaron a suelo estadounidense, puesto que el límite internacional es el medio del río.

El DPS dijo, mediante un comunicado, reseñado por Latin Post, que se investigarían a fondo las posibles amenazas a las fuerzas del orden y al Departamento Militar de Texas y que los responsables serían arrestados y acusados.

"Continuamos monitoreando la situación a medida que se desarrolla para tomar decisiones en tiempo real y ajustaremos las operaciones según sea necesario", dice el texto.

De acuerdo con Olivarez, las tropas estadounidenses tienen permitido realizar acciones letales, incluidos disparos, para defenderse, "si le hacen una amenaza a la Guardia Nacional o si levantan las armas".